29 marzo 2007

Peatonalización y especulación en La Laguna: entre el hecho y el cohecho






Que los ciudadanos europeos debieran venir a paraísos fiscales y bananeros como Canarias para saber lo qué realmente se está haciendo con los impuestos que pagan a través de iniciativas como los Fondos FEDER no es sólo un frase hecha sino cada vez más es más una obligación moral para el buen funcionamiento de las instituciones que, normalmente, nunca son democráticas. El cabildo de Tenerife y el ayuntamiento de La Laguna destinan mucha de esta pasta gansa, que nunca ha tenido un mínimo de control democrático, a que empresas como Acciona hagan chapuzas y generen comisiones oscuras como la de la peatonalización del Casco Histórico de San Cristóbal de La Laguna.
Desde hace unos meses, ahora que se acercan las elecciones, al cabildo que es capaz de gastarse 360 millones de euros en un tranvía que pagaremos durante 40 años le ha dado por decir todo lo que han hecho en lo que llaman eufemísticamente zonas comerciales abiertas y que no son más que pelotazos urbanísticos en primera regla. Concretamente en el casco lagunero se han acabado haciendo calles para coches donde a veces no pueden ni circular peatones o sí lo hacen es arriesgándose a que les echen un coche encima por el mal humor de la gente que trata de mover sus vehículos en una de las áreas más densamente saturadas de tráfico de todo el país. El trozo que va desde Herradores con Avenida de la Trinidad hasta el cruce con calle Barcelona y Plaza de San Cristóbal es de una auténtica vergüenza. En todas las calles que se han ido remodelando sin ningún tipo de lógica, más que la económica de alguna oficina situada en Madrid de la empresa Acciona que es la que diseña estos planes y no ningún técnico del ayuntamiento porque me consta que no los hay, pueden pasar los coches que les dé la gana. Y lo peor, sin ningún tipo de control y aún no siendo residentes: la gente no sólo es tan brutalmente cómoda que serían capaz de llevarse el coche hasta debajo de la cama sí pudieran porque aquí se carece como norma de educación vial sino que también la policía que debería de vigilar estos accesos está completamente sobrepasada porque en el municipio hay centenares de kilómetros de vía y no es cuestión de vigilar sólo el casco. Una forma de controlar este disparate sería a través de sistemas de vigilancia electrónica que en La Laguna se sustituyen por el ojo avisor de los sufridos peatones que nos la jugamos a que nos echen un coche encima. Una cosa así en Alemania, el mayor contribuyente neto de la Unión Europea, sería impensable que pasara porque los responsables de que esto pudiera suceder estarían en la cárcel por mal uso de los fondos públicos.
Personajes con Ana Oramas alcaldesa, Fernando Clavijo concejal de seguridad o Blanca Pérez concejala del plan Urban han presentado estos día un vomitivo folleto compuesto exclusivamente de fotos y falsos eslóganes que no sólo ocultan la tremenda especulación a la que está sometido el casco del municipio sino que mienten y engañan a la ciudadanía llegando hasta insultar a la inteligencia. La consigna de coalición canaria Hecho en Canarias cada día tiene más que ver con otra que sería Cohecho en Canarias. Sin embargo esto es la república bananera de Canarias y no Alemania, ni cualquier otro país civilizado, y esta gente que debería estar apartada de sus puestos no sólo no lo está sino que los ocupan con completa impunidad. Una autora intelectual de esta basura que han impreso y baza fundamental de la campaña en los barrios es Blanca Pérez que buscará a los estómagos agradecidos en las comelonas de barrio para que se sumen a coalición en votos este 27 de mayo. Yo hace tiempo que no la creo: en la facultad decía que había acabado la carrera cuando en realidad dejó a mitad sus estudios; antes era militante comunista y ahora gobierna con uno de los partidos más oportunistas y corruptos que han existido nunca como CC aunque hayan comprado las siglas de PNC para el futuro. Claro está que tiene buena maestra: la familia de Ana Oramas contribuyó a que despareciera el primer tranvía en Tenerife porque tenían intereses empresariales en las primeras guaguas que llegaron a la isla como ahora quieren que el tranvía de la Alstom compitan con las actuales guaguas que cada vez están peor. En algo beneficiará este acto a su familia política. Un ejemplo que demuestra esta poca inclinación a la democracia que tiene esta gente es que están haciendo desaparecer las farolas fernandinas que llevaban más de 20 años en el casco, y que en muchos casos eran usadas como símbolos de la ciudad por otras que sería de ley investigar a quién o quiénes va el dinero de estos contratos. Lo peor del caso no es que hayan quitado un tipo farola para poner otra, que hasta esto puede ser bueno y consensuado, sino que lo han hecho de manera autoritaria y despreciando las miles de firmas que se recogieron en el municipio de gente que estaba disgustada con este cambio. Nosotros como ciudadanos estamos más capacitados en todo que ustedes como políticos de profesión. ¡Reconózcanlo de una jodida vez! Y que el 27 de mayo no nos den la blanca otra vez.
Las fotografías que aparecen arriba demuestran lo poco que importa el peatón en La Laguna que se está construyendo para especular.

26 marzo 2007

MANIFESTACIÓN POR LA SANIDAD EN CANARIAS






A 30 años del asesinato de Javier Fernández Quesada en las puertas de la Universidad de La Laguna han sido tantos los que me han contado que estaban allí aquel sangriento día que sí todos los casos fueran ciertos, suponiendo que las versiones contradictorias pudieran encajar, el espacio físico del hall de la entrada al edifico central de la universidad tendría que ser tres veces mayor porque es imposible que en su dimensión haya podido haber sitio para tantos que dicen haber estado allí. Yo, como no es mi afán apuntarme batallitas en las que no estuve, empiezo diciendo que no fui a la manifestación del 23 de noviembre de 2002 contra el tendido eléctrico de Vilaflor. Reconozco que me he arrepentido de no haber estado donde entonces tenía que estar.

Recuerdo que los días previos a esta manifestación la manipulación del aparato mediático de coalición canaria, el grupo El Día o Radio Club Tenerife, eran tan descarados y las declaraciones de los líderes de ATI tan oportunistas que decidí quedarme en casa. No quería participar en lo que me parecía una sucia apropiación del sentir popular. Compañeros que sí estuvieron allí me contaron que las cosas fueron muy distintas a lo que yo pensaba que iba a pasar. Si los medios son el hábitat natural de los gobernantes que imponen su sucia lógica con golpes autoritarios la calle lo es de las personas que practican a diario la democracia hasta en sus gestos más cotidianos. Políticos manipuladores que acudieron aquel día como Miguel Zerolo, Ricardo Melchior o Ana Oramas salieron con el rabo entre las piernas cuando la gente les hizo un pasillo para que se largaran de la calle a sus coches oficiales pues ésta nos les pertenecía. A pesar del insulto y de la provocación de aquellos desvergonzados la gente, con algún escupitajo aparte, respondió con bastante respeto.

Un ambiente de manipulación parecido existía la semana antes a la manifestación del 24 de marzo en Tenerife a favor de la sanidad pública convocada por los sindicatos UGT, agrupación de intereses en realidad, y el de auxiliares de enfermería SAE. Como me equivoco mucho a la hora de prever el futuro en cuestiones políticas, llegué a pensar en el hundimiento de coalición canaria tras las elecciones de 2003 después de lo de Vilaflor, decidí acudir a ésta para ver qué pasaba. No toca hablar aquí de la bajada de pantalones que han perpetrado la Unión General de Trabajadores y CC OO, como diría Urdaci en los telediarios populares, que han pactado todas las reformas laborales que han podido con todos los gobiernos que ha habido para hacer de la clase trabajadora en España una de las más desprotegidas de Europa a cambio de un plato caliente de sopa pues son poco más que estómagos agradecidos. Por firmar, que han firmado todo lo que se les ha puesto por delante, han rubricado hace un años la pantomima del Pacto Canario por la Sanidad Pública de la que UGT finge estarse arrepintiendo ahora en virtud a esta oportunista manifestación. A menos de dos meses de las elecciones locales de mayo de 2007 se apuntaron al carro de la manipulación el PSOE, el PP, CCN y hasta algún grupúsculo fascista radicado en Canarias del que no voy a decir el nombre para no hacer propaganda innecesaria a los cuatro (sic) descerebrados que no servían ni para cargar la pancarta. La nota de dignidad de esta convocatoria la tuvo Asamblea por Tenerife y el sindicato de Comisiones de Base (Co.Bas) que gritaron lemas contra la corrupción, a favor de lo público y cantaban la consigna Papa cómprame un partido en referencia a Ignacio González hijo presidente del CCN que había acudido con su aparato propagandístico a chupar cámara. Hace falta recordar que su padre, Ignacio González empresario, está presuntamente implicado en el pelotazo de más de 100 millones de euros de la playa de Las Teresitas. Como bien dice el Catedrático en Economía Federico Aguilera Klink hasta que los ciudadanos no podamos conocer la forma en la que los partidos políticos se financian la democracia formal no sólo no es una pantomima sino que además será imposible.

El ambiente general era algo gris y bastante más soso que las manifestaciones que organizadas por ciudadanos en un ambiente hostil y con medios precarios estamos acostumbrados a ver. Aquello era algo que daba casi tanta vergüenza ajena como una sesión cualquiera del parlamento de Canarias. El ejemplo gráfico está en las miles de fotos que es posible ver en internet de las tres manifestaciones que en los últimos noviembres ser han hecho contra el puerto en Granadilla. Las prisas por llegar al final, sacarse la foto, leer el manifiesto e irse a comer a un sitio caro se veían en la actitud de los políticos que estaban allí. Por el asco con el que cogían las pancartas se demostraba la poca experiencia que tenían en manifestarse. Algún alcalde socialista del sur de la isla, posiblemente investigado por la fiscalía anticorrupción en virtud a la brutal proliferación de camas hoteleras en su municipio, fletó guaguas para traer manifestantes a Santa Cruz.

Uno que ha pintado pancartas a mano y ha visto como ciudadanos desinteresados han estado durante horas en el suelo haciendo estos menesteres se queda alucinado al ver despliegues como el de CCN para esta manifestación. Y no sólo por ver la cara de su presidente maquillada con crema de protección solar factor 50 sino que tanto despliegue con dos furgonetas pintadas con los emblemas del partidos, lo globos aerostáticos, las azafatas de agencia, los folletos, las banderolas y las gorritas horteras me llegaron a abrumar. Cuando regresaba a mi casa en la guagua planchado más por tanto derroche que por la insolación en vez de ir a urgencias, porque ya sabemos lo mal que está la santidad en Canarias antes de que tanto oportunista que tiene seguro privado nos lo tenga que recordar, pensaba en la manía que nos tiene el grupo de comunicación El Día que cuando hacemos un acto así las organizaciones sociales nos acusa de estar financiados por oro amarillo. Nunca he leído en una homilía dominical de este medio, que llaman editorial, preguntarse de dónde saca Ignacio González, Ángel Llanos, CC o el PSOE el dinero para llevar campañas electorales algunas activas durante casi un año.

La sanidad en Canarias es una auténtica mierda. Y no por los profesionales que trabajan en ella y hasta por lo pacientes y enfermos que hacen lo mejor que pueden para que ésta sea digna. Lo es por la voluntad de los partidos políticos como CC, PSOE y PP que están en el poder, también por CCN que pretende arañar parcelas de éste y cuyo entramado empresarial tiene intereses en clínicas privadas, y que sólo funcionan para el beneficio privado donde la financiación directa de la sanidad pública se ha reducido en esta última legislatura, la del Paraíso de Adán que es la peor legislatura autonómica de todas las que han existido en 30 años de historia de las autonomías en España, y ha ido a parar a empresas concertadas de salud de los amiguetes que están en el poder. Ya está bien, menos Hospiten se gritaba el sábado 24 desde núcleo de Asamblea por Tenerife en la manifestación. El PP de Valencia es tan ladrón que se ha apuntado desde la Unión Europea la retirada de las competencias urbanísticas a la comunidad. Zaplana a parte de mentir en torno al terrorismo y sublevar a la ultraderecha sabe mucho de ladrillos y cemento. En Canarias el nivel de corrupción y la mala gestión de lo público es algo tan ultraperiférico y pasa tan desapercibido a los ojos de los contribuyentes netos europeos que pagan las subvenciones que en Canarias se despilfarran que habría que plantear la retirada de ciertas competencias a la comunidad autónoma como son las de sanidad y educación. Hasta que los ciudadanos que están en la base de la sociedad de las islas, y que son negados constantemente por el poder que actúa de manera autoritaria, no puedan acceder a las decisiones que se toman estas cosas están mejor cuando se gestionan desde lejos de los intereses particulares de nuestros caciques.

19 marzo 2007

RESEÑA DE “CALIDAD DE LA DEMOCRACIA Y PROTECCIÓN AMBIENTAL EN CANARIAS”


Que la Universidad de La Laguna arrastra múltiples deficiencias históricas y estructurales es un hecho innegable como también lo es que ya quisieran muchas Facultades de Economía, no sólo en España, contar entre sus profesores con un Catedrático en Economía Aplicada de la talla intelectual y humana de Federico Aguilera Klink. Ganador en 2004 del premio Lucas Mallada de Economía y Medio Ambiente es denostado suciamente por el poder, su entorno mediático y por la camarilla de estómagos agradecidos que se sitúa en este sindicato de intereses por mostrarse argumentablemente contrario a la construcción de un puerto industrial en las costas de Granadilla. Aún así este investigador no ha dejado de trabajar ni un solo momento no para el poder sino para los ciudadanos que son el fin último de sus trabajos. Fruto de esta vocación y de su pertenencia al Centro de Estudios Ecosociales (CEES) de la Universidad de La Laguna es el libro que recoge distintos trabajos y que ha compilado bajo el título Calidad de la democracia y protección ambiental en Canarias editado por la Fundación César Manrique. Aunque los diversos artículos que lo componen fueron terminados de redactar a finales de 2005 no fue hasta un año después, finales de 2006, cuando sus letras vean la imprenta. Se presentó formalmente en el Ateneo de La Laguna el pasado 28 de febrero de 2007. Es por ello, sin quererlo realmente, por lo que este libro, que es un texto necesario para el movimiento social en Canarias, sale ahora oportunamente a la luz unos meses antes de las elecciones locales del 27 de mayo.

Acostumbrados estamos los ciudadanos a que sean las administraciones o las grandes empresas las que dirijan las investigaciones, delimitando incluso el objeto de estudio, a través del axioma el que paga manda que cuando vemos el sistema de funcionamiento del CEES de la Universidad de La Laguna no podemos sino sentir orgullo por este todavía discreto pero sin duda importante centro de investigación canario. El primer capítulo de este libro está escrito por José Manuel Cózar Eslacante y Juan Sánchez García y lleva por título Investigación orientada por la comunidad: la experiencia del Centro de Estudios Ecosociales de la Universidad de La Laguna. Fundado a comienzos de 2003 en él se integran de manera interdisciplinar investigadores que vienen de campos como la filosofía, la economía, el derecho o la geografía para hacer trabajos de investigación orientados hacia la comunidad. Este tipo de investigación se guía por tres principios que son: la colaboración de investigadores académicos con miembros de la comunidad, la aceptación de diversos métodos de investigación y difusión de los conocimientos —sobre todo el método cualitativo de Investigación Participativa— y se destaca que la finalidad de la investigación sea la de producir cambios sociales que redunden en la justicia social. En Canarias los esquemas bajo los que se toman las decisiones de las grandes infraestructuras son de carácter autoritario donde la administración propone la solución antes de que se produzca un debate previo y una definición pública del problema por lo que la degradación ambiental actual es fruto de esta manera poco democrática de tomar las decisiones.

Esta última tesis formulada por Federico Aguilera en un trabajo de 2003 funciona como tesis central de las investigaciones que se recogen en este libro. Precisamente este autor tiene dos artículos, el segundo titulado Canarias como ultraperiferia de la democracia: rasgos e implicaciones fundamentales del modelo victimista y el sexto escrito junto a Juan Sánchez García que se llama El deterioro ambiental en Canarias como resultado del deterioro de la calidad de la democracia. En su tesis sobre el modelo victimista el profesor Aguilera desmotan todas y cada una de las falacias que el sindicato de intereses formado por políticos, empresarios y los media que habita en Canarias ha esgrimido o esgrime ante las administraciones centrales o comunitarias para hacerse con las subvenciones que por considerar al archipiélago como ultraperiferia de la Unión Europea recaen en las islas y que son, en el marco del sistema fiscal de Canarias y de la Reserva de Inversiones (RIC), el auténtico motor de la economía del archipiélago. Se denuncia y explicita el doble lenguaje empleado por los administradores del archipiélago —la lejanía del centro de la Unión es presentada como problema cuando luego se la vende como estratégica respecto a los negocios con África, se presentan las empresas canarias en desventaja competitiva a las de fuera cuando nunca han ganado tanto dinero como con los impuestos que han dejado de pagar por medido de la RIC o la presentación frente a Europa de la adversidad del clima canario cuando luego éste en las islas es calificado como ventajoso y competitivo— y que deja en evidencia de una manera rotunda a muchos políticos profesionales.

En el artículo que habla del deterioro ambiental como consecuencia de las malas prácticas democráticas los autores Aguilera y Sánchez destacan que sin duda en Canarias el principal problema medioambiental es la forma autoritaria en la que se toman las decisiones políticas. El análisis que hacen a dos niveles, las decisiones tomadas por los ayuntamientos y cabildos por un lado y las tomadas por el gobierno autonómico por otro, no tiene desperdicio explicativo del actual deterioro medioambiental en el que las Canarias están inmersas. Concretamente pone los pelos de punta leer la página y media del entrecomillado extraído del Informe de la Fiscalía de Medio Ambiente de Las Palmas de Gran Canaria de 2001 en el que de manera directa se acusa a la Administración de ser el primer especulador y delincuente ambiental en virtud a que, debido a que los ayuntamientos están endeudados en el mejor de los casos por el despilfarro y la mala gestión o en el peor por la corrupción, ha encontrado en el urbanismo, que ha perdido su fundamento natural de ser el regulador de un bien escaso como es el suelo, un medio de financiación municipal muy ligado a la especulación.

La planificación urbanística también se recoge ampliamente en este trabajo en dos artículos escritos o coescritos por el profesor de la Facultad de Geografía de la Universidad de La Laguna Fernando Sabaté Bel. El primero de ellos es el capítulo tercero y está escrito por la también geógrafa Luz Marina García Herrera y se titula Planeamiento urbano y participación ciudadana en Santa Cruz de Tenerife: entre el discurso participativo y la práctica oportunista. El título del cuarto ya escrito en solitario por Sabaté Bel es Aceleración autoritaria o sosiego democrático: del tiempo del capital al tiempo de la ciudadanía. En el primero de estos artículos se hace un estudio de caso del Plan General de Santa Cruz de Tenerife en el que se reflejan las deficiencias del plan debido al mal proceso de puesta en información del mismo como es la mala fe de la administración en la exposición pública del plan, las relaciones clientelares que se establecen con las asociaciones de vecinos o lo enmarañado e incompresible de los documentos en los que se expone el plan y que hicieron incompresibles a los vecinos la dimensión y alcance real de los brutales cambios urbanos que esta ciudad estará sometida sí se acaba aplicando. Este estudio de caso, por otra parte, es muy fácilmente exportable a otros municipios de Canarias.

En el capítulo que habla de la aceleración autoritaria o el sosiego democrático Sabaté Bel reflexiona desde la óptica del que ha trabajado dentro de los movimientos sociales y desentraña las bases del actual modelo autoritario que existe en el archipiélago. Concretamente en la isla de Tenerife hay que irse a los últimos años de la década de los sesenta del siglo XX donde a través del plan desarrollista de ordenación de la isla, conocido como Plan Doxiadis, se exponen los elementos fundamentales, puerto en Granadilla, anillo insular de carreteras, aeropuerto en el sur o los actuales ejes comerciales y ubicaciones de las grandes superficies de la distribución en la isla, que habrían de copiarse casi en su integridad en la actual etapa de gobierno autonómico. Etapa que en los casi últimos 20 años se han visto conformadas por las prisas de la lógica del capital pero que se hace necesario introducir el sosiego democrático que la calidad de las decisiones implican al bienestar ambiental del archipiélago.

El quinto capítulo está escrito por Juan Sánchez García y María Elena Sánchez Jordán y lleva por título La protección ambiental del suelo agrícola en Canarias. El Rincón (Tenerife) como referencia. Se trata de un importante y extenso trabajo sobre el marco jurídico de la protección del suelo agrícola en Canarias a través del estudio de la Ley 5/1992 de la Ordenación de las Zonas de El Rincón donde se evalúa la calidad de los objetivos descritos en esta ley especial, se analizan los procesos públicos de la elaboración de esta norma y del grado de cumplimiento que ha tenido y sigue teniendo pues, a pesar de muchos políticos y constructores, todavía está vigente. Sin duda este es el capítulo más complejo de esta obra que se caracteriza por su claridad explicativa pero que, pese a ello, no sacrifica la trascendencia general de sus investigaciones. También este es el más rotundo: en las conclusiones se propone la reforma radical de la legislación del suelo a través de un flexible sistema de sectores mixtos urbanizables-no urbanizables/rustico protegidos. Según los autores esta reforma es imprescindible para que la protección del medio agrícola pueda ser efectiva de una vez por todas ya que con las actuales leyes no lo es sino que se prima, como vemos día a día, su deterioro.

El séptimo y último capítulo es la transcripción del Seminario de las Medianías del Valle de la Orotava celebrado en noviembre de 2003 y editado por Juan Sánchez García. Sorprende leer hoy, casi cuatro años después, como todo lo que allí se dijo sigue completamente vigente. Un hálito de apesadumbramiento recorre la trascripción de aquel seminario cuando se alude a que después de la gran manifestación del 23 de noviembre de 2002 en contra del tendido eléctrico de Vilaflor que sacó a la calle a más de 130 mil personas coalición canaria ganara las elecciones. Quizás como algún informante de aquel seminario dice puede que las cosas no se muestren de una manera directa porque las éstas no son tan sencillas. Y este 27 de mayo, tres manifestaciones de cerca de 100 mil personas contra el puerto en Granadilla después, puede que los mismos de siempre que son los del no a la democracia, vuelvan a ganar las elecciones. Como dice Fernando Sabaté los procesos dialógicos tienen su ritmo más lento, más pausado. Lo que sí está claro es que en estos momentos de la realidad canaria se están formando redes sociales estructurales con gente que da la talla a nivel técnico y que son capaces de ofrecer explicaciones de mayor calidad democrática, ambiental y social que quienes, sólo formalmente, nos gobiernan. A este proceso, sin duda, contribuye claramente este libro recopilado por Federico Aguilera Klink fruto del CEES de la Universidad de La Laguna. Estoy seguro que este texto se convertirá en un referente básico para los movimientos sociales en toda Canarias.

12 marzo 2007

EL PARTIDO SOCIALISTA CANARIO Y LA FALTA DE VERGÜENZA



De las múltiples listas de correo electrónico a las que estoy suscrito hay una a la que, por diversos motivos, me gusta estar bastante atento y es la de Asamblea por Tenerife. El 14 de febrero, día de los enamorados, aparecía un mensaje de un tipo, por respeto omitiré el nombre, que decía estar relacionado con el comité insular del PSOE y que hablaba en representación de las agrupaciones de Santiago del Teide, El Sauzal y Güímar. Se dirigía a los miembros de la lista con el fin de recabar información, propuestas para la elaboración de dichos programas electorales “o la indicación bibliográfica, hemeroteca o internet en las que podamos encontrar estas propuestas” (sic). Indicaba que conocía de sobra las críticas hacia el partido socialista vertidas desde las organizaciones ciudadanas pero que esperaba que fuéramos conscientes de que en su partido existen “divergencias importantes” (sic) por lo que “no nos corresponde a nosotros el monopolio de la discrepancia” (sic) —¡Sí, yo tampoco he acabado de entender esto último…!—. Decía, además, que este sector se sentía muy cercano a las propuestas ecologistas que se defendían desde Asamblea por Tenerife que si por algo se ha definido estos dos años y medio de vida es por no definirse para dar cabida a la mayoría de organizaciones sociales, que no partidos políticos, posibles y donde el ecologismo no es la base sino una parte más de su conjunto.

Reconozco que tardé horas en reaccionar de la conmoción que el correo me produjo y puede que llegara a vislumbrar lo mal que pueden llegar a sentirse los niños víctimas de abusos sexuales, con todo mi respetos hacia aquellos que han padecido estas vejaciones, cuando un señor con gabardina les ofrece caramelos para que les practiquen una felación porque así de sucio me pareció el llamamiento de aquel miembro, entiéndaselo como persona, del comité local del PSC. Le contesté con respeto que sí en su partido no había nadie que trabajara por esas cosas sino para recalificar primeras líneas de costa en playas capitalinas y construir puertos industriales dañinos y que su acercamiento a los movimientos sociales era una estrategia elaborada para ver sí se contagiaba algo de ellos y luego olvidarlos por cuatro años. En virtud de lo que uno ha visto en aquellos foros es de temer que si alguna otra persona le contestó seguro que no fue tan respetuosa como yo con él.

En 2001 se celebró en la ciudad brasileña de Porto Alegre el primer Foro Social Mundial bajo el lema Otro Mundo es Posible. Cristalizó en aquella ciudad una consciencia del poder de la Sociedad Civil a escala mundial por vez primera. En aquel entonces era la época de las primeras protestas mundiales contra la globalización de la economía capitalista en un clima en que el poder político mundial estaba principalmente en manos de partidos de derechas explícitamente neoliberales y donde la socialdemocracia había pasado a ser oposición. Fue por ese tiempo cuando los partidos socialistas europeos comenzaron a desplazarse a estos foros mundiales para ver sí se les pegaba algo bueno de lo que en estos sitios se hablaba. Compañeros que viajaron a Porto Alegre me contaban que vieron a importantes cuadros del PSOE, por ejemplo Josep Borrel, por el Foro donde se les miraba con bastantes reservas. El 28 de enero de 2004 Cristina Narbona, apenas dos meses antes de ser ministra de medio ambiente después de que el PSOE ganaran las elecciones tras el atroz atentado de Al Qaeda en Atocha provocado por la entrada de España en la guerra de Irak por Aznar, escribía una carta al alcalde de Granadilla en la que se mostraba contraria a la construcción de un puerto industrial en aquel municipio. Ahora que están en el poder es curioso como ya no van delegaciones socialistas a estos Foros, el último celebrado hace pocas semanas en Nairobi, y Narbona se ha convertido en la principal legitimadora de esta infraestructura ante la Unión Europea. Esto mismo pretende hacer el mencionado cuadro socialista al escribir a las listas de la Asamblea: acordarse ahora que son oposición y luego, si pillan el poder, volver a pasar de todo hasta que vuelvan a necesitar los votos. Es claro que tiene buenos maestros.

El 17 de julio de 2004 se constituye la primera reunión de lo que habría de ser Asamblea por Tenerife y este movimiento social acaba haciendo como suyo, de manera lógica, el lema Otra Isla es Posible. El PSOE por entonces está preocupado en tratar de pactar con coalición canaria, después de que los socialistas ganaran en Madrid y tras la ruptura del pacto de CC y PP, y muchos socialistas de los que nuestro amigo del principio calificaría de importantes divergentes reconocían en privado que había mucho socialisto frito por pillar cargo y coche oficial pues lo de aparcar por entonces ya se estaba poniendo bastante feo. En esta última década de vigencia de la RIC municipios de Tenerife como Granadilla, Icod, Guía de Isora, El Rosario o Candelaria han mostrado que son capaces de hacer el urbanismo más feroz jamás conocido en esta isla a pesar de estar gobernados todos ellos por socialistas. Hoy la lista electoral del municipio de Granadilla vuelven a estar encabezada por Jaime González Cejas, triste personaje que según los compañeros que lo vieron en su discurso de 47 segundos ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo daba auténtica pena, y que sí ganara sumaría la cantidad de 20 años, veinte, ocupando un cargo público. Eso suponiendo que en 2011 no vaya a repetir. Luego se quejan del dictador Franco.

Una tanda parecida de políticos profesionales de las listas del cabildo de la isla han sido los que han elaborado el vídeo que trata de desvelar según qué especulación y destrozo de Tenerife porque sólo se menciona el que achacan a coalición y no lo que han hecho ellos en los municipios nombrados más arriba. Curiosamente como hacían en Porto Alegre, o como trataba de hacer el listillo del que empiezo hablando, los del cabildo acaban apropiándose de lo que hacen los demás y sin cortarse un pelo usan para su campaña, hasta le han puesto el nombre a una página web, el lema de Asamblea por Tenerife Otra Isla es Posible. Sí hace tiempo que se olvidaron de sentir vergüenza ahora han demostrado que son hasta cínicos.

El 7 de marzo, una semana después de un presidente de autoridad portuaria relacionado en un sumario por supuesto cohecho entregara las obras del dique exterior del puerto de Granadilla a un empresario cuyo nombre aparece en otro sumario por presuntamente estafar y alterar el precio de las cosas, Santiago Pérez y Juan Fernando López Aguilar decían que iban a pedir la revisión de la adjudicación de dichas obras. Este paso parece dado porque unos días antes, el sábado 3, miles de personas hacían una cadena humana con las más de 5 mil firmas que la asociación Ben Magec Ecologistas en Acción había recogido en poco más de seis meses y que unía el cabido de Tenerife y el parlamento de Canarias con las sedes de PSOE, PP y CC para demostrar los que a buen juicio son los 5 ejes del pelotazo del puerto en Granadilla. Durante la semana, también tiene que ver, Francisco Tovar anunciaba que iba a presentar la dimisión como concejal socialista en el ayuntamiento de Santa Cruz por la elaboración de las listas electorales que recogen individuos muy cercanos a la indecente operación inmobiliaria de Las Teresitas a un tiempo que dejaba de ser militante socialista. Ejemplos de dignidad y coherencia como la del señor Tovar sorprenden hoy en día en la política canaria a rebosar de mierda, ansia de poder e incoherencias por todos lados. Es más, todavía no se entiende que personalidades como López Aguilar, con una carrera para presidente en Madrid, hayan aceptado venir a Canarias, República Bananera, para ser la cabeza de lista de un partido que ya le sale el olor a podrido por todos lados o que Santiago Pérez, alguien que merece todo el respeto por ser artífice a la sombra de la denuncia de Las Teresitas, siga en ese partido que ya no sirve de referente moral a nadie y encima para salvarles la cara a lo peor del PSC.

Los movimientos civiles no deben servir de cobertura a ningún partido político porque su función es ser crítica contra el poder que representan estos partidos. Por eso la petición de nuestro socialista del principio es una desfachatez. El PSC hace mucho tiempo que perdió la vergüenza por todo lo malo que ha generado en Canarias y por eso hasta que aporte un mínimo de decencia debe demostrar que es capaz de librarse no sólo de los jóvenes trepas sino de indeseables como el alcalde de Granadilla. No hay que olvidar que hoy en día los movimientos sociales en Tenerife no son algo pasajero sino que tienen un fuerte arraigo estructural que lucha contra el modelo dañino de desarrollo impuesto por, entre otros, el PSOE.

Canarias Digital, 12 de marzo de 2007.

05 marzo 2007

GOLPE AUTORITARIO EN TORNO AL PUERTO EN GRANADILLA








El día justo en que faltaban tres meses para las elecciones locales en Canarias, el 27 de febrero, la autoridad portuaria de Santa Cruz de Tenerife da la ultima cacicada de la legislatura y concede las obras del dique exterior del puerto en Granadilla, por un importe superior a 116 millones de euros, a una UTE formada por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Promotora Punta Larga del empresario afín a coalición Antonio Plasencia y a Satocan. En el sentir de la calle, por lo menos en los ámbitos en los que uno se mueve, había una sensación general de indignación por lo que se considera un pelotazo descarado de un presidente de la autoridad portuaria, Luis Suárez Trenor, que tiene los días contados en su cargo después de que en diciembre de 2006 su nombre apareciera en la contabilidad secreta de la empresa Forum Filatélico y el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Grazón, pidiera que se le imputara por cohecho porque este presidente había podido exigir una comisión de 25 millones de euros por la construcción de una pequeña marina deportiva, al lado de la envergadura de este puerto industrial, en la costa del barrio de San Andrés. El nombre de otro político saliente y usuario destacado de la telefonía móvil, Adán Martín Menís, sonaba junto con el de Suárez Trenor en la prisa y la nocturnidad con la que estas obras habían sido adjudicadas. No hay que olvidar que el PRI de Méjico que gobernó durante 71 años este país, y que ha sido comparado infinidad de veces con las formas caciquiles de coalición canaria, mantenía clanes de intereses en el gobierno durante una legislatura y luego éstos era relevados para que sucedieran otros nuevos que también se apropiaban de lo público para sus intereses personales. El trasvase de un sistema político a otro se lo dejo mejor a la imaginación del lector.

En el consejo de 25 miembros estaba representada intersindical canaria que se abstuvo en la votación. El nivel al que han llegado a vender y a traicionar a la clase trabajadora sindicatos como Comisiones Obreras y UGT, que en algunas cosas actúan como gestoras laborales al estilo de las empresas de trabajo temporal para chupar dinero del estado, seguro que no tiene parangón en ningún país industrializado del mundo occidental. En Canarias desde hace un tiempo intersindical va por el mismo camino que los sindicatos mafiosos mencionados más arriba. En coherencia con su apoyo a las protestas en contra del puerto de Granadilla de estos últimos años debieran haber votado en contra de la concesión de las dichosas obras. Yo, sí estuviera afiliado a este sindicato, y no hubiera visto nada que me hiciera marcharme de él hasta ahora sin duda con este despropósito e incoherencia ya no tendría motivos para pagarles las cuotas con el dinero de mi trabajo. En los mismos papeles de Forum Filatélico investigados por Garzón apareció el nombre del presidente de la asociación de vecinos de San Andrés para ser untado con 12 mil euros para que se pusiera a favor de construir la marina deportiva en San Andrés. Una vez más dejo para la imaginación del lector lo que pudo haber hecho cambiar de parecer a los miembros de intersindical en el consejo de la autoridad portuaria.

El tema es tan flagrante que hasta los empresarios que se han quedado fuera de la adjudicación de las obras, representados por la Confederación Canaria de Asociaciones Profesionales (CONCAP), han pedido estudiar el expediente para ver sí en él hay indicios de delito pues cuestionan que se han podido poner en juego la correcta gestión de fondos públicos. La obra será realizada mediante una operación muy parecida a la que permitió el pelotazo de la playa de Las Teresitas. Un grupo de entidades bancarias, BBVA, BSCH, La Caixa y Caja Canarias gestionará un crédito a las empresas constructoras. En cierto sentido el golpe ya está dado sin que sea necesario mover ni un solo kilo de cemento pues las empresas de la contrata tienen una cláusula de garantía de lucro cesante de algo más de 23 millones de euros por sí las obras no se llegarán a hacer. La Plataforma contra el Puerto de Granadilla ha puesto una denuncia en los tribunales por adjudicación irregular de obras, mala gestión de fondos públicos y por incumplimiento de las medidas ambientales corretoras impuestas por la Unión Europea para permitir la construcción de dicho puerto. Esperemos que la justicia dé buena cuenta de estas denuncias así como las de oficio que, cada día más, está obligada la fiscalía anticorrupción a abrir por todas las irregularidades que se han cometido en trono al puerto en Granadilla.

No hay ningún proyecto de infraestructuras tan social y ambientalmente contestado en la historia de la democracia reciente española como la construcción de este puerto. El movimiento social en trono a esta dañina infraestructura ha tenido que vivir momentos duros que la administración, siempre con la justificación de las razones autoritarias y nunca a través de auténticos procesos democráticos y de debate público, ha tenido como el rechazo de las 56.087 firmas de la ILP para defender la zona por el parlamento de Canarias, la acusación de terroristas sociales por los promotores de la obra o el epíteto de los de no por un alcalde y aforado que tiene dos frentes judiciales abiertos. Como bien dice el Catedrático en Economía Federico Aguilera Klink el entramado autoritario formado por empresarios y políticos tiene como estrategia inventar en estos casos la solución para luego denunciar el problema, se legitima como necesario el puerto en Granadilla porque el de Santa Cruz dicen que está saturado, y porque sus tesis no resisten el más mínimo debate público, la verdad es terca a la par que evidente, y niegan este derecho recogido en la constitución a la ciudadanía de debatir. Debe ser frustrante para un alto cargo que puede llegar a cobrar más de 60 mil euros al año ver como simples personas de la calle aportan soluciones más plausibles, razonadas y veraces que las que ellos dan en virtud a oscuros intereses.

El sábado 3 de marzo se había convocado por Ben Magec Ecologistas en Acción la primera protesta conjunta en contra del erróneo modelo de desarrollo que en Canarias se trata de imponer y que estaban representadas bajo el lema No con mi voto. Concretamente en Gran Canaria se hacía una manifestación contra la construcción de la carretera de Agaete a la Aldea de San Nicolás, en La Palma hubo otra contra la posible proliferación de autopistas en la isla y en Tenerife otra vez surgía el tema del puerto de Granadilla. En el caso de esta isla se hizo una cadena humana que unió el cabildo de Tenerife, el parlamento de Canarias y las sedes de los partidos trileros PSOE, PP y CC con las más de 5.000 firmas que esta organización ha recogido en los últimos meses contra la construcción del puerto y que iban a ser entregadas en Bruselas antes de que la Comisión Europea diera el visto bueno a las obras. Este acto fue convocado por internet, la cartelería referente era más bien escasa, y viene a demostrar lo que ya se ha dicho en otras partes: que en la isla existe una estructura social sólida que utiliza redes propias y que es capaz de movilizarse, a pesar de la censura total de los medios de comunicación, para este tipo de actos porque el rechazo al puerto en Grandilla no es un hecho circunstancial sino que está arraigado profundamente en centenares de miles de personas. En el conjunto de Canarias, y en virtud a esta protesta conjunta, parece ser que se están formando redes parecidas.

Los colectivos y personas individuales que estamos en contra de este puerto no vamos a parar de protestar contra esta infraestructura jamás, ante la vergonzosa actitud de las administraciones de secuestrar el diálogo, porque creemos que tenemos la razón en cuanto a lo nefasto que va a significar su construcción en los aspectos sociales, medioambientales y económicos. Sin embargo cada día tenemos más claro que los actos de este tipo están llegando a su fin y que va a ser necesario llegar a la desobediencia civil en todas sus consecuencias. Estos actos no sólo van a ser necesarios sino que además tendrán una categoría de justos porque lo que no puede hacer una administración es imponer a la ciudadanía por unas formas nada democráticas un puerto, o lo que sea, que cada vez menos gente quiere.

Canarias Digital, 5 de marzo de 2007.

Enlaces a otros reportaje fotográficos:
Mataparda en Flickr
Foro Contra la Incineración

Vídeo de Kike Alemán "No con mi voto"