30 enero 2014

El Servicio Canario de empleo, al sol


Desde 1993 hasta el pacto de perdedores de 2011 entre CC y PSOE los altos cargos de este último partido no ocupaban cargos relevantes en las instituciones del Gobierno de Canarias y eso a muchos les debía tener de los nervios. Por eso echaron al plasta de Juan Fernando López Aguilar de las islas, no creo que aquel eche de menos nada porque los eurodiputados viven mejor que dios, y después de las elecciones de mayo de 2011 no dudaron un instante en venderse al mejor postor, olvidarse de las reivindicaciones de reformar el sistema electoral caciquil canario y entrar a ser cómplices sin complejos de los 20 años de gobiernos de CC que han dejado Canarias en la ruina social, económica y ambiental. Enseguida buscaron poltronas de todo tipo para personajes mediocres, segundones e ineptos como Jerónimo Saavedra, Juan Carlos Alemán, Javier Abreu, Guasimara Medina, Gustavo Matos, Aurelio Abreu, José Antonio Valvuena o Alejandro Martín, director del Servicio Canario de Empleo, del que quiero hablar ahora y que reconozco que hasta este momento no lo había tenido mucha en cuenta.
Tal y cómo están las cifras de paro en Canarias la cartera de la consejería de Empleo no debe ser el nada agradable, de ello dejó constancia Margarita Ramos que supo marcharse con coherencia a tiempo viendo que CC y PSOE estaban haciéndose publicidad con su nombramiento por ser ella persona seria y consecuente, aunque parezca que para Francisca Luengo cualquier dato de desempleo es magnífico viendo la especie de celebración perpetua en la que vive esta buena señora. Tanto que hasta se busca colaboradores de su misma talla viendo las declaraciones que este 27 de enero hacía su subordinado director del SCE, Alejandro Martín, en la Cadena SER en Canarias. Para él Canarias se puede permitir el lujo de tener tasas de paro mayores que otras regiones porque “en las islas tenemos otras ventajas, un clima maravilloso; las condiciones de vida no se miden solamente por el dinero que uno gana o la tasa de paro, aquí se puede mantener una tasa de desempleo mayor que en lugares más inhóspitos.” En efecto, este era el director del Servicio Canario de Empleo que tiene que buscarle trabajo a 371 mil parados y no al hombre del tiempo o un mago del campo que predice si va a llover por la forma de las brumas en el horizonte. Alguien le debería de decir al señor Martín que una factura, una hipoteca o una compra del supermercado hay que pagarla igual si se vive bajo al sol, la sombra, la lluvia, la nieve o en el paraíso que dicen que es Canarias para unos pocos pues las islas son las que tienen las cifras más grandes en desigualdades, las menores prestaciones sociales, donde los dependientes se mueren esperando que se les reconozca su situación y unos niveles de pobreza y analfabetismo que nos equiparan a las regiones más desfavorecidas del mundo. Si tanto le gusta a este impresentable el clima de Canarias desde aquí lo conmino a que deje su puesto de trabajo que seguro que hay miles de personas en las islas que lo harían mejor que él y que dimita, ya que nadie tiene la decencia de cesarlo, para que se vaya a vivir en la costa de la playa y esté todo el día bajo el sol que tanto parece gustarle. Es increíble que la opinión publicada de Canarias no estén dilapidando a este señor que desde aquí no se merece más que nuestro desprecio y el de los 371 mil canarios que no tienen empleo ni visos de tenerlo pronto.
Lo que hace que las islas el desempleo se lleve mejor que en otras partes no es el clima, éste sin duda es un factor positivo para muchas cosas que se minimiza cuando las autoridades canarias piden las eternas subvenciones a las instituciones europeas, sino un factor tan terrible como es la economía sumergida y, como no, la solidaridad familiar ya que muchas pensiones se estiran más de la cuenta. En concreto las islas tienen una tasa de economía sumergida de un 27,90 por ciento del PIB, es la cuarta más grande del estado después de Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha, lo que significa que un euro y pico de cada cuatro de los que circulan en el archipiélago es dinero negro como el que cobraba Rajoy de la Caja B del PP. Es probable que mucho de ese dinero opaco a Hacienda esté en las grandes fortunas y en los billetes desaparecidos de circulación, los de 500 euros, pero la mayoría de la procedencia de éste viene de familias y personas que trapichean con lo que pueden o que trabajan sin contrato, les pagan las hora extra en negro o tienen que ver con la prostitución, la droga o el crimen a pequeña escala. Es esta economía sumergida la que hace que haya una cierta cohesión social, que no se haya roto la sociedad y no el mero hecho de que en Canarias haga, habitualmente, sol y buen tiempo. Esto lo debería saber perfectamente Alejandro Martín que por lo que se ha visto de él es otro inepto más que debe creer que los problemas, el que tiene el SCE es muy gordo, desaparecen con ignorarlos y no por trabajar para solucionarlos.

26 enero 2014

El estado de sitio del Ministro Wert


Hoy más que nunca habría que resucitar cierto espíritu de la clandestinidad ya que no estamos en una democracia real sino en una dictadura que tiene su referente inmediato en la clase dominante que gobernaba durante el franquismo. Habría que añadir que este periodo es muchísimo más corrupto y rentable para esta casta falangista que controla los medios de producción. Las redes sociales a día de hoy son un completo coladero de información completamente controlado por las inteligencias de estado, no hay que ser de la NSA para hallar nuestras vulnerabilidades pues el principal punto de éstas somos los usuarios que no tenemos cuidado con lo que publicamos en ellas, y si se pretendía sorprender al Ministro de Educación José Ignacio Wert el 25 de enero en la inauguración de La Catedral de La Laguna no fue la mejor estrategia pregonar las movilizaciones semanas antes de esta visita. De momento, lo que se ha conseguido es que el Casco Histórico de la ciudad de La Laguna estuviera completamente sitiado por la panda falangista de la UIP, algunos desplazados desde Madrid, desde las 48 horas anteriores por un dispositivo de 300 policías, muchos de ellos infiltrados entre los manifestantes, que este mes de enero han hecho su agosto añadiendo en sus nóminas categorías salariales como horas extraordinarias y dietas. La miseria se adueña del país pero siempre hay dinero para las fuerzas de represión y para difundir el miedo ciudadano en esta doctrina del shock que estamos viviendo.

La Catedral de La Laguna ha quedado inaugurada, el mismo lugar donde en los años setenta del siglo pasado algunos curas organizaban orgías con jovencitos, sin que se sepa exactamente el coste en dinero público de todos los ciudadanos, creyentes y no creyentes, que ha devorado esta rehabilitación aunque parece que han sido más de 15 millones los que han ido a parar a la institución de la iglesia católica que es una de las más podridas de cuantas existen en Canarias. Una iglesia miserable y sin vergüenza que lejos de aportar a esta sociedad tiene sus negocios privados en los inmuebles donde no pagan impuestos, explota a sus mujeres en centros de atención de todo tipo y tiene la desgracia de estar dirigida por un obispo como Bernardo Álvarez que no tiene el más mínimo respeto por la mayoría de la sociedad que es diferente a él y que es capaz de decir que los menores son los que van provocando a los pederastas. Esta institución parásita han recibido más de 15 millones de euros de nuestros impuestos, sin ellos poner un solo céntimo, para rehabilitar un recinto privado y poder seguir haciendo sus ceremonias desfasadas, quién sabe si sus orgías también, sin que el resto de los ciudadanos, que lo hemos pagado, tengamos derecho a su uso y disfrute para otro tipo de actos.

Como decía más arriba, los que sin duda han ganado en todo esto ha sido la policía de represión que han puesto en un estado de sitio La Laguna, literalmente por tierra y por aire, con centenares de efectivos para proteger a un impresentable como José Ignacio Wert que entró por la calle Deán Palahí escondido como una cobarde junto con sus acompañantes igual de impresentables como Paulino Rivero, el alcalde Fernando Clavijo y el presidente del Cabildo Carlos Alonso que dieron cobertura a este triste personaje que en sólo dos años ha hundido en la misera a la cultura española y ha hecho una ley de educación que nadie quiere, y que será derogada cuando gobiernen otros según dicen, al dictado de la misma iglesia católica y del Opus Dei. Desplumándose en su propio nido está el teniente alcalde Javier Abreu, de un PSC PSOE que en Canarias se ha convertido en cómplice necesario de los 20 años de política caciquil de CC, aparentando una dignidad que perdió cuando cobardemente la emprendió a hostias con un muchacho indefenso en un mitin de su jefe Rubalcaba en 2011Todos estos mejor cogieran la maleta y se largaran de aquí porque las personas honestas no los querremos jamás. Wert es un tipo arrogante que cuando era tertuliando en la SER con Carles Francino se daba tintes de progresista y que al igual que otros de su gobierno, el anti abortista Gallardón, se quitaron el barniz que tenían y ha acabado exhibiendo el falangista que llevaban dentro. En un momento de crisis tan aguda como la actual donde millones de personas están al borde de la pobreza más absoluta esta exhibición de ostentación de la iglesia católica y esta prueba de fuerza de los cuerpos de seguridad del estado, el acto aunque bastante pacífico se saldó con 4 detenidos y varios heridos, estaba totalmente de más sobre todo para proteger a un tipo completamente deslegitimado que lo menos que podía haber hecho es quedarse en su ministerio en Madrid o hacernos el favor a todos de dimitir. Nunca he sido muy nacionalista, ningún estado está por encima de la libertad del ser humano que durante miles de años se ha desplazado por una tierra sin fronteras más que las naturales, pero este sábado ante el despliegue policial me sentí como si Canarias fuera parte de una metrópolis y hubiera venido un godo como Wert, con el beneplácito de los caciques locales Clavijo, Alonso y Rivero, a mirarnos por encima del hombro y a insultarnos con su desprecio.

En un país donde el banquero responsable del rescate a la banca española, Miguel Blesa que hundió Caja Madrid, está en libertad insultando a la ciudadanía, algo parecido a que un asesino se pasee por delante de la familia de la persona que asesinó, mientras el juez que actuó con toda la legalidad y diligencia del mundo para encarcelarle, como es Elpidio José Silva, se le piden hasta 43 años de alejamiento de su cargo por hacer bien su trabajo significa que hemos llegado al fondo de unas miserias que no se deberían de permitir. La ciudadanía soportamos un repugnante desprecio ante las exigencias de justicia que se materializan en mentiras de destrucción masiva, represión y el odio que nos dedican una casta política de ultraderecha como es el PP que sienten verdadero asco ante todo aquello que suene a libertad y democracia. De momento, allí donde hay un alto cargo político hay una muchedumbre, en La Laguna éramos miles desde temprano en las calles del Casco, que de momento se ha estado comportando con auténtico civismo. Sin embargo, las cosas están llegando al límite de lo soportable y desgraciadamente todo apunta a que este autocontrol social se puede acabar perdiendo. De momento la ciudadanía va ganando: se habla más en los medios de las protestas en torno a la Catedral que del acto en el que el ministro se iba a lucir.








23 enero 2014

¡Paulino Rivero, mándese a mudar!


En Canarias, tierra surrealista donde las haya, ocurre la triste realidad que un gobierno de perdedores compuesto por CC y PSOE gobierna en contra del partido que ganó las elecciones de 2011 que es el Partido Popular. Hace poco más de dos años CC gobernaba también con los perdedores de ese momento, el PP, en contra de la mayoría que tenía el PSOE según las elecciones de 2007. La clave es por tanto CC que desde hace 20 años ocupa cargos de gobierno, gracias al caciquismo que esta formación bananera ostenta en las islas menores y en los pequeños pueblos, beneficiada por un sistema electoral que es totalmente antidemocrático, injusto y que si algún día las dictaduras quisieran darse un barniz democrático sin duda no tardarían en imitar. En todo esto un personaje mediocre, oscuro y que no aguanta nadie ni en su propio partido como Paulino Rivero Baute se ha convertido en el presidente que más tiempo ha ejercido este cargo en la reciente historia de la democracia ceremonial en Canarias. Alguien que nadie le podría negar nunca el título de alcalde perpetuo de El Sauzal porque en los casi siete años que lleva ha gobernando el archipiélago, con casi dos millones de habitantes, como si fuera su municipio y esto se nota.
En Canarias los problemas de desempleo, la brecha que hay en el nivel educativo que hace que nuestros jóvenes estén mal valorados en informes como el PISA, que lo índices de reparto de la riqueza lleguen a niveles ridículos porque sólo 21 familias controlan el 8 por ciento del PIB canario, que las arcas de la comunidad estén vacías por la corrupción y porque es la clase trabajadora la que paga este sistema mientras las grandes empresa defraudan gracias a instrumentos como la RIC, que la televisión de las islas sea una porquería dirigida por un corrupto como Guillermo García o que la sanidad canaria esté al borde del colapso por las privatizaciones encubiertas que se han hecho en las dos últimas décadas es culpa total y absoluta de las siglas que representan a Coalición Canaria: CC. Echar la culpa a los de fuera, sean llamados godos o inmigrantes, es una táctica populista que desgraciadamente funciona porque en nuestro archipiélago existen grandes masas sociales que no son capaces de exigir sus derechos y que están alienadas por CC gracias al folclore y a la gratitud estomacal que producen las romerías de CC aliñadas con papas, gofio y mojo. Hacer esto, no asumir políticamente los errores que han sucedido en Canarias es de completos miserables como son la casta caciquil que CC representa mejor que nadie.
El Lunes 20 de enero Rivero se levantaba temprano para ir a una de las radios que mejor han salvado el tipo al régimen de CC, Radio Club Tenerife, para en una entrevista en directo decir textualmente lo siguiente: En los hospitales canarios tenemos más de 400 pacientes que están en condiciones de tener el alta médica y sus familiares no los recogen. Esto es una cuestión cultural.” Durante la semana los asesores que trabajan para este impresentable se han roto los cuernos para tratar de arreglar el tremendo despropósito de este mal hombre tratando de matizar algo que no es posible porque sus palabras están ahí. Rivero no se acordaba en esa misma entrevista que Canarias es la región que menos ha desarrollado la Ley de Dependencia, que la lista de espera se remonta a 2007 y que en Canarias hay 47 mil personas en espera de que les sea reconocida la ayuda si es que no se mueren antes pues esta es el principal medio de que estas listas se rebajen. Tampoco habla de la sanidad que ha estado en manos del PP y de CC, siempre muy preocupados por privatizar los servicios para sus amigos como en Tenerife pero también en las demás islas, y que hay zonas con grandes núcleos de población, como son el norte y el sur de algunas islas, llevan esperando instalaciones hospitalarias durante más de 30 años mientras en el sur de Tenerife se están tirando millones de euros en el inútil puerto de Granadilla que nunca servirá para nada y de cual Rivero, a día de hoy, es su principal valedor.

¡Paulino Rivero, aunque sea la primera vez en su vida tenga usted un poco de coherencia, mándese a mudar y dimita de una dichosa vez! Sea responsable y reconozca que los problemas que atraviesa nuestras sociedad son fruto de las políticas completamente equivocadas, nada ambiciosas y de corto plazo que su formación ha puestos en marcha en estos 20 años, los de fuera no nos quieren mal sino quién lo hace es gente como usted, y que la culpa del colapso en la sanidad no es de los ciudadanos ni de los pacientes que tienen la desgracia de ponerse enfermos, tal y como insinuaba en Radio Club Tenerife, sino de las familias que en Canarias se han enriquecido con las privatizaciones de la sanidad y a las que ustedes han favorecido insistentemente. Antes de largarse háganos a todos un favor, o por lo menos al 45 por ciento de ciudadanos con derecho a voto que todavía se acercan a los colegios electorales porque creen en esta farsa de democracia, y reforme el sistema electoral canario que tanto ha beneficiado a su formación para que, por primera vez en la historia, un ciudadano sea real y efectivamente un voto. No tenga miedo a ser un demócrata auténtico porque, si algún día hubiera una dictadura en estas islas, usted sería el primero en caer frente a sus enemigos los cuales están ahora ocultos entre sus propias filas porque no somos los ciudadanos, aunque usted en en fondo lo crea así, los que le queremos a mal. Simplemente por higiene, señor Rivero, mándese a mudar.

20 enero 2014

El efecto Gamonal

 En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. El Generalísimo Franco. Burgos 1º de abril 1939.” Documento público
Si hubiera que buscar un documento fundacional del Partido Popular sin duda habría que remitirse al último parte de guerra que emitió Franco, un fascista golpista que estuvo 39 años como dictador, hace ahora 75 años declarando el final de la Guerra Civil desde Burgos para sentenciar ésta como un proceso de vencedores y vencidos y marcar una fractura social que desde entonces se extiende hasta nuestros días. El PP es fruto de esa división y representa al bando de los que ganaron la contienda. Voy a contar ahora brevemente mi relación tangencial con esta ciudad que, aunque nunca he estado en ella, durante un tiempo alguien no paraba de hablarme siempre que podía.
Hace algunos años conviví con un funcionario de prisiones de Burgos, tenía el complejo de venir a Canarias a trabajar como si fuera un destierro necesario para hacer méritos y elegir destino en la península, y cuyas conversaciones siempre giraban en torno a lo grande que era todo en su ciudad y lo desafortunados que éramos nosotros por vivir en unas islas tan apartadas y mal comunicadas. De las primeras cosas que me preguntó en la convivencia fue cómo hacía yo los domingos con las misas y qué iglesia le recomendaba para ir. Sin faltar el respeto pero alucinado porque a mi, un ateo combativo desde antes de la adolescencia, me preguntaran por esas hostias de las misas y no por qué bar de El Cuadrilátero tuviera mejor ambiente le dije que yo de eso no sabía pero que La Laguna estaba plagada de iglesias y que él mismo se podía dar una vuelta y elegir la que más le gustara y que yo poco le podía decir al respecto. Como compañero era magnífico porque pagaba religiosamente los primeros días del mes y cuando podía se marchaba a Burgos los días que no trabajaba, que eran muchos ya que como funcionario tenía muchas gratificaciones en días libres gracias a su convenio, pero en lo personal era un completo analfabeto doméstico: a pesar de estar cerca de los 40 no había limpiado nunca ni sabía cómo hacerlo, la cocina era algo completamente alejado a su vida y se escaqueaba de la limpieza olímpicamente. Su higiene personal era escasa y en el trato tenía una falsa cordialidad pues a los que vivíamos en aquel piso no podía evitar mirarnos a través de su filtro de supuesta superioridad moral. Antes de los nueve meses se fue a vivir a otro piso con funcionarios de prisiones me imagino que tan poco limpios como él. Luego le perdí la pista y aunque por la red podría encontrar como ponerme en contacto con él no me apetece lo más mínimo.
Todo esto lo cuento para caracterizar que la imagen que tenía del ciudadano medio de la ciudad de Burgos era la de una persona bastante conservadora, beata orgullosa de su famosa catedral y de una cierta doble moral. Por eso me ha sorprendido, gratamente, que la ciudadanía del barrio de El Gamonal no sólo se hayan atrevido a enfrentarse a su alcalde Javier Lacalle y al constructor Miguel Méndez Pozo que fue el primer gran condenado por la corrupción del ladrillo cuando otro condenado del PP, luego indultado por Aznar, el exalcalde José María Peña hicieron de las suyas en los años 90 del siglo pasado sino que allí se haya originado un movimiento ciudadano que se ha extendido por todo el estado. Seguramente como el 15M este nuevo globo se acabe deshinchando pero en una sociedad completamente dormida como la nuestra, de una analfabetismo político impresionante con una clase trabajadora que fue capaz de dar la mayoría absoluta a un partido de ultraderecha como el PP, este tipo de gestas hay que reconocerlas y valorarlas en su justa medida. Más ahora que en esta segunda mitad de legislatura la estrategia del PP es amordazar a la sociedad con leyes que reprimen el ejercicio de derechos fundamentales y recordarnos, con la ley del aborto, que el nacional catolicismo que nace con el parte de guerra del 1 de abril de 1939 está ahora más vivo que nunca.
La casta que conforman los políticos nos ha dejado bien claro que el sistema tal y como está configurado, con sus instituciones empezando por la mismísima jefatura del estado, son parte del problema por el que los ciudadanos nos tenemos que enfrentar y que éste no se soluciona cambiando las personas por otras que llevan años cobrando desmesuradamente de la política sino derribando por completo el andamiaje que conforma a las instituciones. Estamos tan a merced de que surjan movimientos populistas, un personaje como Miguel Ángel Revilla sin duda está haciendo oposiciones a ello, que estos días me ha escamado bastante la decisión del profesor de la Complutense de Ciencias Políticas Pablo Iglesias de presentarse por un partido a las elecciones europeas. Para mi este señor es un tipo extremadamente sensato y siempre me ha gustado lo claro que habla pero con esta estrategia de saltar a la política me ha dejado bastantes dudas al respecto. En Tenerife tenemos el caso de un partido como Sí Se Puede, controlado por un aburguesado grupo de profesores universitarios que pueden tener hasta la misma labia que Pablo Iglesias, y que representan como nadie el ejemplo de que saltar desde los movimientos sociales, incluso manipulándolos como hicieron en el caso de puerto de Granadilla, hacia la política profesional es lo peor que puede pasar a estos movimientos que acaban entrando en el sistema y siendo cómplices de aquel. Por cierto, todavía estamos esperando a que este partido haga gala de la transparencia de la que tanto presume y muestre las cuentas de cómo se financian en la actualidad y del dinero que salió del concejal que tenían en Granadilla para pagar las dos citas electorales a las que acudieron en 2011.

Mucho antes de esta gran crisis muchas personas denunciábamos la corrupción que había en el sistema, ahora ya nadie duda que sea estructural pero en ese momento los progres que cobraban del sistema por opinar se reían directamente de nosotros por afirmar esto, y denunciábamos los pelotazos urbanísticos que, en el caso de Canarias que son los que más conozco, estaba minando las cuentas públicas como ha sido los puertos de Granadilla o Arinaga, el tranvía de Tenerife o los grandes contenedores culturales de las islas para una población eminentemente inculta que sirvieron para que los políticos que las ejecutaban llenaran sus cuentas en Suiza de comisiones y los constructores sus bolsillos con dinero público. Quizá el Efecto Gamonal se tenga que buscar en que la ciudadanía ha madurado algo en el terreno de lo político y que las eternas mentiras que justificaban pelotazos urbanísticos como estos, las de los puestos de trabajo y lo de las supuestas demandas de una sociedad que jamás es consultada para nada, ya no se la engaña tan fácilmente. Que esto haya sucedido en una ciudad tan conservadora como lo es Burgos no sólo debe producir alegría sino que quizá sea una señal que las cosas a partir de ahora para este tipo de nepotismos no van a ser nunca más las mismas. Una cosa es segura: allí donde ahora vayan los miembros del gobierno y casi cualquier representante de la casta política que nos gobierna van a tener a un buen número de ciudadanos organizados abucheándolos y poniendo a estos golfos en su sitio. 

13 enero 2014

Claves ideológicas del recorte en libertades

Foto de Jesús Martín Guerra
Tuvo que ocurrir lo que toda la gente de bien ha deseado durante casi medio siglo: que ETA esté dando sus últimos coletazos y que el final de su túnel sea su disolución como banda armada para enterarnos que a la ultraderecha que controla el PP, farsantes de la talla de Gallardón, esclavos del Opus Dei como Fernández Díaz, el poder judicial que paga cuotas a este partido como Pérez de los Cobos o sus diarios de la opinión publicada ABC y La Razón, sea la más perjudicada con la desaparición de ETA y no la mismísima banda armada. Por eso todo es ETA, porque sin ETA la estrategia del PP tras el atentado terrorista de Al Qaeda del 11 de marzo de 2004 en Madrid se queda sin sentido alguno. Mientras esta gente está hablando en sus medios de lo malos que son los terroristas, como si el falangismo del que nace este partido y herencia directa de este gobierno no tuviera todavía en las cunetas de España a más de 200 mil víctimas de la represión franquista sin identificar tres cuartos de siglo después, una importante parte alienada de la ciudadanía se olvida de la corrupción estructural, de los recortes, de los sobres en negro de Mariano Rajoy, de la infanta imputada y de la enorme pérdida de derechos y libertades que en dos años se ha realizado y que se conoce como el programa oculto que ha retrotraído medio siglo en pocos meses.
Yo no sé si alguna vez en algún proceso histórico mundial la consecución de creación de un estado nación la lucha armada ha pudiera estar justificada pero, en esto estoy seguro, en Euskadi la vía armada estaba agotada hacía muchísimo tiempo. Tanto que al final esta organización era algo tan cutre hasta el punto de que sus cachorros se organizaban utilizando una herramienta informática tan permeable como era el Microsoft Live Messenger. Yo espero que los pasos que está dando ETA, sus presos dispersos en todo el territorio y el brazo político de esta organización no tengan vuelta atrás aunque se dude de la sinceridad de este repliegue ya que la conversión de este entorno separatista es algo completamente instrumental y pragmático. En Catalunya se ha conseguido más por la vía política, a pesar de la derecha derecha corrupta de CiU, que en 50 años de muertos entre el separatismo de Euskadi y el estado español. Salvo honrosas excepciones como los jueces José Castro y Elpidio José Silva vemos que el poder judicial es una parte fundamental del problema, es un poder que todavía controla el franquismo de manera directa, hasta el punto que determinadas fiscalías, caso Blesa o el de la hija del Borbón, actúan más como instancias particulares de defensa de los criminales que como garante de la sociedad obligada a defender los intereses generales. Prohibir la primera convocatoria de la manifestación de Bilbao del 11 de enero, con el argumento que se podrían producir delitos como si la justicia tuviera una bola de cristal para ver el futuro, es un hecho que causa bastante repugnancia y que insulta la inteligencia del más común de los ciudadanos. El hecho que no se plantee una negociación por parte del gobierno y del PP es constantación pura y directa que este partido necesita de la existencia de ETA y que no les interesa que la organización desaparezca. La libertad de expresión es un Derecho Fundamental que no se debe de negar en ningún caso y con ello se ha venido a demostrar que en el País Vasco hay una sociedad política muy madura que está formada por la derecha del PNV y una izquierda como la de Sortu y que con la manifestación del sábado nos han dado una lección de democracia porque han sido capaces de saltar del plano teórico de esta palabra, cosa que aquí nadie practica, a mover una auténtica marea humana por las calles de Bilbao. De vergüenza cabe calificar la postura timorata y repugnante del PP y el PSOE en estos momentos para demostrar que, en el fondo, son la misma cosa.
La derecha española, me refiero a la oficial que se reconoce como tal y no a la miserable socialdemocracia del PSOE que hace una política ultraliberal en lo económico siempre que gobierna, es una derecha rancia, decimonónica, que cultiva la hipocresía y la doble moral como nadie, rencorosa, inculta que odia el conocimiento porque es analfabeta funcional, sin ambiciones más allá de las particulares, meapilas de iglesias podridas y que disfruta mejor que nadie imponiendo su visión completamente sesgada y cavernaria de la realidad a una sociedad que es incapaz de organizarse políticamente sin estas instancias políticas que ha traído otros 40 años de corrupción generalizada desde que en 1975 muriera el dictador Franco. España es un país donde la ultraderecha ha sabido mejor que en ningún sitio darse un barniz de progresismo, la que todavía aboga por el falangismo directo como la de Ynestrillas vota al partido de una resentida Rosa Díez UPyD, y ha conseguido gobernar, imponiendo muchas veces su visión económica y su ideología ultraconservadora, durante 10 años primero con el genocida de Aznar y ahora con el ladrón de Rajoy. Es parte de la misma derecha económica que ha controlado los medios de producción en España, un país que ha vivido y vivirá de ruina económica en ruina económica hasta el hundimiento final, durante más de un siglo donde villanos como Rodrigo Rato son capaces de burlarse permanentemente de la ciudadanía.

La nueva nueva ley de seguridad ciudadana que el PP pretende llevar adelante se ampara en la Doctrina del Shock, un bombardeo constante del desastre sobre una población manipulada a través de unos medios de comunicación completamente sesgados que acaba debilitando la capacidad de acción pues nos somete la los dictados del miedo, para así después de haber desmantelado todo el sistema social de bienestar controlar a la población hasta en sus expresiones más íntimas de libertad. La ley del aborto del ruin Gallardón pretende arrebatar el control de la mujer sobre su propio cuerpo para dárselo a unos individuos que visten de negro y que han renunciado a su sexualidad, supuestamente aunque luego sean el mayor reducto de pederastia del mundo, que se creen capaces de decidir lo que es bueno para todos aunque sea la iglesia católica la que haya demostrado que en España es, históricamente, la instancia más contraria a la vida y la libertad que se haya visto nunca. Sin duda la actual ley de partidos, hecha por el PP con el consenso del PSOE como todo lo malo de nuestra sociedad, tiene una verdadera manga ancha porque cada día se tiene una manga ancha porque si no el PP estaría ilegalizado por amparar el terrorismo internacional que ha asesinado a medio millón de iraquies y que se ha estado financiando ilegalmente como una banda criminal y mafiosa a través de la red de la Gürtel.

06 enero 2014

La puerta giratoria de José Carlos Francisco


Antes que nada hay que aclarar que el concepto de puertas giratorias entre la administración pública y el sector privado es algo completamente falso. Decir esto es presuponer que existe un sector público completamente neutral y que es igual para todos los ciudadanos y un mundo de la empresa que actúa como un actor social más y que el traspaso de uno a otro se produce de manera esporádica, ordenada y con todas las garantías de la ley. Esto no es así pues no existen estas puertas giratorias ya que las personas que administran las grandes empresas han puesto un precio a las voluntades de la casta política que nos gobierna, PP, PSOE, IU y las distintas franquicias nacionalistas, que es bastante bajo comparado con las grandes fortunas que manejan éstos reflejándose así la miseria moral de los distintos dirigentes de la esta corrupta democracia ceremonial. Más que de este tipo de puertas deberíamos hablar de un continuo legislativo y de corrupción que va desde los mandos del sector privado hacia la casta gobernante que ha arrebatado para sus intereses el sector público a la ciudadanía, que es algo completamente estructural y que supone el mayor exponente del crimen organizado en España.
Lo que sucede normalmente es que esta casta gobernante se suele cuidar muy bien de no meter la pata una vez que han vuelto al sector privado, de la mano de los contactos que adquirieron cuando eran cargos públicos, pues para eso debe servir el consejo de los asesores enchufados, que en número totalmente desconocido, pagamos todos los ciudadanos sin que se conozca bien cuál es el oficio y el beneficio de éstos. Lo que llama la atención es escuchar las declaraciones malsonantes, un día sí y otro también, de completos bocazas como las del Presidente de la CEOE en Tenerife, exconsejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias por Coalición Canaria, José Carlos Francisco Díaz. De sus declaraciones en los últimos años se extrae que para él todo lo que huela a sector público apesta ya que confiere al estado ni siquiera el valor de un árbitro mínimo como lo hacen los grandes sectores ultraliberales sino que lo mira como algo que estorba al desarrollo de las grandes empresas dando a entender que estos tipos son, si cabe, más anarquistas que nadie, valga aquí la metáfora.
Durante estos años este señor, gran consumidor de gomina para el pelo, ha salido a los medios de la opinión publicada de las islas con una serie de perlas que aunque todo el mundo conozca ya no me resisto a citar porque retratan al personaje en cuestión. Para José Carlos Francisco en Canarias falta un Eurovegas (sic) pero sobran 61 municipios, para él los trabajadores cuando son despedidos de una empresa, a pesar de que con sus plusvalías hayan contribuido a la riqueza de los empresarios, no deberían tener derecho a una mínima indemnización en caso de despido, que en las islas habría que despedir a 5.000 funcionarios públicos, vuelve a decir aquello de que los responsables de la crisis somos todos por vivir por encima de nuestras posibilidades y se muestra agradecido de la crisis (sic) pues ahora se trabaja más por menos dinero pero no dice que los de su calaña son los que han vivido por encima de las posibilidades de todos o que la solución a todos los males de Canarias es acabar siendo el patio de recreo de las grandes fortunas, también de los mayores delincuentes, promoviendo para el archipiélago un modelo de subdesarrollo parecido al de Las Vegas. Vuelvo a insistir en ello, esto no lo dice un indocumentado cualquiera sino un tipo que ha tenido en Canarias una responsabilidad tan grande como llevar la economía y la gestión de los tributos en el archipiélago bajo un partido de delincuentes como es CC que presume de ser nacionalista pero cuya única patria que conocen éstos es la del dinero y el poder que éste confiere. Ni qué decir tiene que en estos dos años un partido completamente miserable, de lo peor que le ha sucedido en mucho tiempo a Canarias, como es el PSC PSOE se ha convertido de un golpe y plumazo en los cómplices completos y necesarios de CC, encubridores de personajes como este, que siempre han entendido Canarias como su República Bananera particular y donde estos dirigentes no ejercen como políticos sino como caciques usando el peor de los sentidos de esta expresión.
Lo vuelvo a repetir: José Carlos Francisco Díaz es un completo bocazas que se le debería de caer la cara de vergüenza por sus continuadas salidas de tono ya que ni su posición ni la de sus empresas se las entiende sin el hecho de la existencia del sector público del que, debemos de recordarlo, él vivió durante bastante tiempo y al que debe, sin duda, muchos de sus contratos y al que si fuera agradecido debería de mostrar más lealtad. Esto se deriva directamente del análisis hecho por la Plataforma por la Dignidad en un amplio dossier remitido a la Unión Europea y a varias instituciones del Gobierno de Canarias en julio de 2013 sobre los intereses particulares de este señor que ha vendido aplicaciones informáticas al gobierno en el que él estuvo vinculado a través de su empresa Atos Consulting Canarias, gran beneficiada de la administración Canaria de los fondos púbicos Feder de la UE, y que también gestiona, de una manera que más abusiva, el teléfono de información ciudadana 012 que es el más caro de mantener de todo el estado. Sin duda, para ser un detractor tan grande de lo público a José Carlos Francisco no se le cierra lo más mínimo su cartera a la hora de cobrar subvenciones públicas que provienen de los impuestos de todos los ciudadanos porque, ya sabemos, que su fortuna no sería lo mismo sin el trasvase de dinero público hacia sus cuentas particulares.

En tiempos de crisis una suerte de racismo, que tendría su fundamento en factores sociológicos, tiende a echar la culpa, de una manera bastante repugnante añado, a los que vienen de fuera porque dicen nos roban la sanidad y el trabajo. Como buen empresario, y en esta cuestión mantiene una posición bastante zorruna, no se encontrará una sola palabra a José Carlos Francisco en contra de la mano de obra inmigrante que tantos miles de millones hizo ganar en Canarias a estos empresarios golfos durante los años del boom de la construcción. El sistema capitalista ha sabido llegar más allá del sistema esclavista: este sistema genera excluidos que acaban completamente fuera de él mientras que con el esclavo todavía se siente cierta piedad como para alimentarle y vestirle. Hasta que los que pertenecemos a una clase social determinada, la de los trabajadores que sólo tienen su fuerza de trabajo para venderla a los empresarios, no entendamos que los enemigos de nuestras sociedad no son los otros trabajadores, ya sean negros, chinos, moros, sudamericanos o hasta godos, sino gente como el Presidente de la CEOE de Tenerife que son los que nos roban las conquistas sociales, los derechos y ahora la libertad. Son estos tipos engominados sin escrúpulos, que militan en el nacionalismo más rancio, en la ultraderecha española o en la socialdemocracia más traicionera, los que nos roban nuestros impuestos para inyectarlos a una banca llena de zánganos, nos dejan sin trabajo, nos quitan la sanidad, empobrecen nuestras escuelas llenándolas de crucifijos y encima nos culpan de que las cuentas de resultados de sus empresa hayan bajado su alto nivel de vida. El trabajador siempre es nuestro compañero y el gran empresario el auténtico enemigo.