17 noviembre 2020

Arboricidio en La Laguna



San Cristóbal de La Laguna, en mala hora Patrimonio de la Humanidad, es una ciudad muy húmeda, metida en un valle fluvial muy fértil en su tiempo y que a los que hemos vivido allí, querrámoslo o no, nos acaba determinando en grado alto nuestro carácter. En mi caso aprecio las oportunidades, como esta que gozo ahora, de poder vivir lejos de ella por temporadas porque la podredumbre de su rancio abolengo, donde todavía se venera un triste pendón de la Conquista, y de sus cientos de años de corrupción política ininterrumpida hacen de ella una suerte de Macondo surrealista que se acaba apoderando del cuerpo y la conciencia de los que allí residen de una manera prolongada. 
 
Este árbol lleva tiempo talado en la zona de Concepción Salazar pero ha sido usado como punto de reivindicación ciudadana.

A mediados del mes de noviembre del año de la pandemia de 2020 estuve por la casa donde vivo allí, en un barrio no muy integrado con el centro, para pasar unos días tranquilo en mi piso más que para ver amigos que, como sabemos, en esta época de contagios, con Tenerife a la cabeza de la COVID, no es de las mejores ideas. Había leído que el ayuntamiento de La Laguna estaba cometiendo un arboricidio en la zona de La Manzanilla y Camino Largo, en al calle de la zona de ricos de Concepción Salazar, y quería verlo con mis propios ojos y tomarlo con la cámara de mi móvil. La casualidad que in situ me enteré que el solar de los Oramas en Marqués de Celada había sido vendido por La Menina, Ana Oramas que es la peor alcaldesa que ha existido en el mundo por ser una suerte de cacique de toda la vida con remedos de ser la siempre la Esperanza Aguirre canaria mal, con decenas de irregularidades para hacer un Mercadona pero de eso ya hablaré otro día. O no lo haré pero el caso es que estaba muy preocupado el domingo por la mañana por lo que es ese paisaje arbolado, en una zona de gente muy bien de la peor ciudad gestionada históricamente en Canarias, y me fui para el sitio con la idea de que no sería para tanto. Y no, no era para tanto sino para mucho más. A mi, que presumo de no llorar y de no ser un sensiblero, se me rayaron los ojos al ver lo que habían conseguido las fuerzas del ayuntamiento de progreso autodefinido como ecosocialista, si esto significa realmente algo, y no me lo podía creer. En una mañana soleada de noviembre caminar en los cientos de metros en los que los árboles, algunos como muchas décadas en la zona, que habían sido cortados por el ayuntamiento y las zonas en las que aún quedaba una arboleda que le quedan pocos días de vida en el momento en el que escribo esto, era pasar de un sol muy duro a un ambiente fresco por la vegetación. La palabra miserables estuvo todo el rato en mi boca.


Miserables son personajes como Rubens Ascanio Gómez primer teniente alcalde, cliente premium de Almacenes Herrero y el mayor trepa que he visto nunca o José Luis Hernández Hernández de medio ambiente que es el ser más mediocre que ha existido nunca en todos los partidos político pero que sabía manejar el Excel y acabó llevando las cuentas y haciendo los cuentos del dinero de aquella cosa que a finales de la década de los diez acabó llegando a las instituciones para hacer lo mismo que hacía Coalición Canaria porque en el fondo les guía el mismo nacionalismo rancio, excluyente y arrogante. Bueno, CC sabía robar pero estos lo único que hacen es medrar en poltronas para sacar carretillas de billetes que reparten a sus amigos y a sus empresas afines para que hagan cosas ridículas relacionadas con la igualdad y el medio ambiente en el que se cagan siempre que pueden. Después de decenas de nombres, coaliciones y sopas de letras ahora se hacen llamar Unidas se Puede y tienen uno don de la ineptitud muy desarrollado y la capacidad de estar en el gobierno y criticarse a ellos mismos porque todavía se creen parte de la calle y de la oposición. ¡Schrödinger lo hubiera tenido casi todo hecho al inventar su experimento teórico del gato para explicar la dualidad onda partícula si hubiera conocido a estos personajes! En este caso son los políticos de cambio que gobiernan y se hacen oposición a la vez.

Me podrán objetar que las decisiones son colegiadas en esa coalición, que las competencias están repartidas, que esta formación no tiene nada que ver con las obras publicas aunque el oligofrénico de José Luis tenga las competencias de medio ambiente pero me parece de una vergüenza absoluta que hayan permitido la tala indiscriminada de, dicen, hasta 44 árboles en una zona pulmón de La Laguna. Lo que me produce mucho enfado, asco y grima es que si esta gente deshonesta estuviera en la oposición, ocupando o sin ocupar cargos políticos, por intentar sacar un puñado de votos y rédito estarían haciendo una campaña en contra de la tala que ellos mismo están permitiendo desde el gobierno de la ciudad. Una campaña por redes, entiéndase, que no está la cosa para caminar y ocupar la calle, máxime cuando Ascanio debe estar orgulloso de su obesidad grado tres hacia un cuatro. Una tala oculta en las redes del ayuntamiento y escondidas en las escandalosas cifras de la COVID de Tenerife, con La Laguna como epicentro de esta en Canarias, aunque José Luis diga en lo medios que no sabe por qué está la pandemia desatada en la ciudad a pesar que los bares, restaurantes y terrazas estuvieron a tope y sin el más mínimo control desde la desescalada en mayo hasta de octubre.

Esta crisis del coronavirus, como creo que a mucha gente, me ha hecho más humilde y desde hace muchos meses ni expresión favorita es no lo sé pero se me ocurren, al menos dos, ideas que hubieran evitado la tala indiscriminada en esta zona de La Laguna para destrozar un paisaje que se han consolidado de una manera original, con especies foráneas pero bien integradas, durante muchas décadas. Quizá las aceras las hubiera podido alargar expropiando las casas de los ricos que florecen allí y quitándoles parte del jardín, no hubieran tocado vivienda alguna, para ampliarlas pero no había huevos para enfrentarse a esta élite más que nada porque muchos poderosos viven por allí y, seguramente, alguno de la izquierda alternativa tiene mirado su chalesito en la zona. En todo caso, tampoco hubiera hecho falta expropiar porque son modos muy traumáticos que se alargan en una zona sin apenas tránsito y hubiera subido mucho el presupuesto de la obra. En todo caso, en el ayuntamiento hubieran quedado como espléndidos si hubieran hecho peatonal la zona solo permitiendo los vehículos de servicios y de los vecinos y consagrándola al deporte, máximamente al atletismo y ciclismo que mucha gente practica en la zona exponiendo su seguridad física al tráfico, en una tendencia que debe ser imparable en toda ciudad que se digne que es la de sacar los malditos coches, incluso los dos eléctricos y carísimos que presume tener en su casa José Luis Hernández, de las ciudades modernas hechas para las personas. Desde aquí los entendemos: Concepción Salazar no es como Heraclio Sánchez y el resto del Casco Histórico que se puede especular con inmuebles y dedicar la mayoría de los negocios al puto terraceo que privatiza espacios públicos, gentrifica, ensucia las ciudades, encarece los precios de restaurantes y bares y atrae inversiones de fondos opacos y directamente procedentes de la corrupción. Todos nos acordamos como Evaristo González compraba las voluntades, sus tramas mafiosas y la compra de funcionarios y voluntades políticas. Pero bueno, esto ya es otro tema que trasciende a estos arboles tristemente talados. Miente cuando dicen que van a plantar en Mesa Mota cien árboles porque en esta zona ya hay un proyecto de rehabilitación puesto en marcha bastante antes que estos ineptos llegaran al gobierno. Desde este blog, más muerto que vivo en los últimos años, quiero decir que la gente responsable de este disparate les va a ser siempre poco todo lo malo que les pueda pasar, en lo político, después de esto.



Quiero dedicar este post a Andrés Rodríguez Barella, y a nuestros paseos por la zona, que murió el 8 de junio de este año. Andrés aguantaba vivir en La Laguna porque pasaba mucho tiempo fuera de ella y tenía una doble vida en el sur de Gran Canaria donde también, como en esta rancia ciudad, lo querían por docenas. Andrés al principio me animaba a escribir y casi siempre leía lo que yo escribía aunque siempre sospeché que se había aburrido de mi y sus lecturas se hicieron más de una ráfaga rápida y finalmente un de vez en cuando pasaba por este sitio. Yo no le decía nada pero él me tenía por radical cuando criticaba a esta falsa izquierda de inútiles motivados y chusma varia que se cree con el poder divino de ser infalibles y creen que todo el que los critique es innoble y está contra ellos por tener opiniones formadas y no dicotómicas. Las franquicias de Unidas Podemos ven la vida con un triste contra mi o conmigo y toleran muy mal la frustración de que los critiquen cuando lo hacen mal y se venden al poder. Nombro al compañero no por esto sino porque sé que estaría muy cabreado con el arboricidio que se ha estado perpetrando muy cerca de la casa en la que vivió la mayor parte de la vida. Desde aquí mi cariño a Andrés que ha sido y será uno de los mejores amigos que tendré nunca.



19 marzo 2020

Desde la casa


Fue una enfermedad muy particular la que me alejó de este blog después de años de militancia en organizaciones sociales y de estar escribiendo y dando mi opinión muy particular durante mucho tiempo. Ahora es una pandemia mundial la que me atrae a este rincón de nuevo. Tranquilidad, que ya bastante tenemos todas y todos con este encierro y no quiero dar la turra a nadie con este inevitable mono tema del coronavirus. Simplemente quiero hacer unas consideraciones como siempre muy particulares y en mi línea.

En primer lugar decir lo que desde todos los medios y redes sociales nos han dicho esta semana por todos lados por activa y por pasiva: vamos a quedarnos en casa lo que haga falta. Tiempo tendremos de criticar a los inútiles que nos gobiernan, los reyes que nos roban, lo inconscientes que hemos sido, lo obedientes que somos de que nos retiren nuestros derechos civiles estilo China y todos los robos y latrocinios que han orquestado en 38 años el PSOE y el PP, que ahora nos tienen encerrados, para que los servicios públicos no tengan capacidad de afrontar esta crisis de otra manera porque estos sinvergüenzas han desmantelado, privatizado y repartido entre sus amigos sectores públicos como la energía, las comunicaciones, la sanidad o la educación y que ahora están empezando a colapsarse. Está muriendo mucha gente, es algo que tiene escala global, y ni una sola de estas vidas que se pierdan se pueden justificar como el mantenimiento de sectores comerciales y económicos. Ni una sola persona muerta estos días son efecto colateral plausible de las cuentas de resultados de las grandes empresas y conglomerados transnacionales. Ya hemos adoptado una vía para retener el avance del COVID19, ya criticaremos sus resultados, y no podemos estar cambiando la estrategia e improvisando otras porque no sabemos estar solos con nosotros mismos y con la gente que hemos elegido para estar juntos. Confiemos, no tanto en los que nos mandan, sino más bien en los científicos, una profesión que ha precarizado el PPSOE, y que están detrás de estas decisiones.

Un análisis, que seguramente esté superado dentro de no muchos días porque escribo dentro de la pandemia y con días de reclusión en mi casa, es que sin duda estamos asistiendo a un fracaso técnico y moral del sistema capitalista. Un sistema que solo funciona en visión a los resultados de los más poderosos y que se construye sobre el sudor, el dolor y la vida de miles de millones de personas de este mundo y que por si mismo ni es legítimo ni es ético ni mucho menos iba a tener un futuro asegurado a largo plazo. El virus del COVID19 es un efecto del cambio climático. No es la primera ni será la única vez que uno de estos organismos saltan de la cadena animal a la humana y este coronavirus se ha visto especialmente favorecidas por nuestros estilos de vida: megaciudades con millones de personas, contaminación a gran escala, explotación de los animales para alimentación de manera completamente irracional y de que en este planeta existen planes para favorecer a los poderosos mientras se ha desmantelado todo sector público a escala global. La crisis económica mundial que nos va a afectar es, desde hace ya muchos días, inevitable.

La cuestión que viene ahora es quién va a pagar la factura de esta enorme recesión que se nos viene encima. Yo lo veo claro porque no tengo confianza en los que nos gobiernan ni el los que dirigen el capital que son los que lo hacen de verdad. La factura irá para nosotros, para los que somos de clase trabajadora, para los marginados de este mundo, para las mujeres que siempre tienen que hacer el doble que cualquier hombre para ser reconocidas y las personas que tiene cerradas las fronteras de este mundo porque al capital no se le puede poner límites y sufren en sus regiones explotadas de materias primas la mayor de las miserias del mundo y por ello quieren llegar hasta el nuestro. En un momento que el fascismo crece a escala global recuerdo aquella tesis de la serie Years and Years en la que los europeos cogíamos pateras para salir de las ciudades que se habían vuelto aterradoras para salvar nuestras vidas. Sería una suerte de venganza poética que tuviéramos que abandonar las regiones, hasta ahora opulentas, porque una crisis brutal nos prohíbe prosperar. Si esto sucediera me gustaría acabar en una de estas barcas con Santiago Abascal para comentarle un par de cosas.

Que no paguemos esa factura no depende del todo de nosotros porque, como siempre, harán los que les dé la gana con nuestras consciencias manipulado no solo los medios de comunicación sino Internet y las Redes Sociales a través de esa arma de doble filo que tenemos todos en nuestros bolsillos. Sin embargo, en una parte sí que dependerá de nuestras consciencias. Después de la crisis, cuando en meses salgamos de ella, deberemos ser más activos como ciudadanos tratando de delegar lo menos posible en las castas políticas de todo signo que dicen representarnos y que, en realidad, lo que hacen es salvaguardarse. Debemos ser más activos y totalmente escépticos a los que nos van a contar para pasarnos la factura, cosa que han de hacer los grandes conglomerados y grandes fortunas. Yo particularmente no creo en los estados, son la mayor expresión de la represión y el desengaño, pero sí que creo en lo público, lo comunal y lo horizontal. Hoy en día tenemos la capacidad, el talento y la tecnología para autoadministrarnos y mantener a gobiernos y partidos políticos que atentan contra la ciudadanía a distancia de lo público pues ya sabemos cómo de podridas tienen sus manos. El debate de los meses y años que nos vienen debe estar en decrecer, en respetar el medio ambiente y no sobreexplotar a los animales por cuestiones alimentarias y en crear una renta básica universal guiada por las necesidades de la ciudadanía y no de las transnacionales que ven ésta cómo un método de caridad para seguir siendo más ricos todavía. Empezaba hablando de mi particular enfermedad y sé que de las crisis podemos salir siendo más fuertes a nivel individual. Creo que esto a nivel general y social, incluso a escala global, se puede aplicar también. Confío en que sí.

16 febrero 2019

Ana Oramas: una cacique en Madrid (a costa del contribuyente)




Vaya mitín, señora Ministra. ¡Esto no son las 3000 Viviendas de Sevilla sino es el Congreso de los Diputados y usted es la Ministra de Hacienda presentando unos presupuestos! Así comenzaba la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, su intervención en el Parlamento interpelando a la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tras la exposición de las cuentas del estado fallidas el pasado día 13 de febrero de 2019. Si lo que pretendía era ser ingeniosa en su intervención, las reglas de la retórica aconsejan usar la ironía y la broma de manera moderada para despertar interés de la audiencia durante los discursos, lo que parece un lapsus linguae mostrando desprecio de clase hacia las personas humildes que viven en barrios populares resultó muy revelador de lo que esta mujer, niña bien de la aristocracia tinerfeña, significa: una oligofrénica cuya bajeza moral supera su poca estatura física y que representa en Madrid, desde hace años a costa del contribuyente, no a los canarios sino a la casta criolla empresarial de Canarias que vive de explotar a los residentes, deteriorar nuestro territorio y atrapar todas las subvenciones posibles que éstos mismos se reparten sin corte alguno. La prueba del nueve que esta afirmación resulta acorde con lo expresado es que la señora Oramas salió a leer un discurso que alguien en su grupo, sus asesores, compañeros y ella misma, escribieron y que a ninguno se le pasó por la cabeza que despreciar a las personas que viven en las 3000 Viviendas, en Sevilla, es algo terrible cara a la opinión pública porque, como no iba a ser de otra manera, las personas que viven en este barrio son tan dignas como aquellas otras que viven en el Barrio de Salamanca en Madrid o el en Paseo Oramas que, la casualidad, lleva este nombre por su familia en una de las mejores zonas residenciales del Centro de La Laguna en Tenerife.

En la Península se ignora por completo el origen franquista del nacionalismo de conveniencia representado por Coalición Canaria porque sus diputados siempre tienen un perfil bajo salvo cuando algún voto en la cámara puede favorecer la investidura de un presidente, les de igual que sean del PP o del PSOE, o que el voto de éstos representantes sirvan para sacar una votación in extremis. ATI, la Agrupación Tinerfeña Independiente, se formó con los lodos que quedaron del fracaso de la UCD y su disolución en 1982 que en Tenerife estuvo conformada por franquistas, exfalangistas y cargos del Movimiento como el condenado a siete años por corrupción Miguel Zerolo o Luis Mardones. Este úlitmo fue el responsable del asesinato de un estudiante en la Universidad de La Laguna en 1977 cuando ostentaba el cargo de Gobernador Civil designado a dedo por Franco y que hace poco murió en la cama impune y sin haber pagado por este delito. Estos y otros personajes formaron en 1993, junto a nacionalistas de toda la vida de una escisión traidora de Izquierda Unida en las Islas, Coalición Canaria para representar a la burguesía criolla de Canarias a la que tan cercana resulta ser la señora Oramas por parentesco de familia política y sanguínea. Desde entonces esta agrupación de intereses ha ocupado el poder o bien en solitario o pactando ora con PP ora con PSOE para, en la actualidad, lleven ocho años ejerciendo la presidencia de Canarias a pesar de ser la tercera fuerza política tanto en votos como en parlamentarios autonómicos gracias a la manera caciquil por la que éstos entienden la política en Canarias y a nuestro injusto y peculiar sistema electoral.

En la Península tampoco se conoce la trayectoria de esta dirigente de CC que lleva en la política desde 1979, ¡cuarenta años!, y no ha tenido jamás ninguna otra actividad, por lo menos lícita, en el sector privado o de manera autónoma sino que ha vivido siempre de la política y de lo público a pesar de, como buena liberal, ha expresado muchas veces el desprecio por el sector público o que su grupo político haya dejado en la cuotas más bajas del estado a la sanidad y la educación canarias durante todos los años de gobiernos autonómicos. En 2008 dejó la alcaldía de La Laguna, poniendo a dedo a Fernando Clavijo que es el actual presidente de Canarias y que enseguida se vio manchado por los casos de corrupción Grúas y Corredor, dejando el municipio en la ruina para ser diputada nacional cargo que, desgraciadamente, todavía ocupa. Famosa ha sido siempre por su populismo y la manipulación de las clases más desfavorecidas, las mismas que ahora desprecia refiriéndose a las 3000 Viviendas, organizando cruceros entre las islas con personas de la tercera edad donde siempre ha residido el voto cautivo de ATI-CC a escasas semanas de las elecciones pagados, como no, con dinero público. Un dinero que tanto su familia como ella han sido muy adictos. En 2007 la policía vigiló un encuentro secreto con el condenado a siete años de prisión, exalcalde de Santa Cruz y responsable último político del mayor pelotazo juzgado en Canarias que es el de la Playa de las Teresitas Miguel Zerolo, y una tercera persona detectado gracias a pinchazos telefónicos que por la descripción de la policía apesta a que se estaba desarrollando, presuntamente, algo ilícito. De casta viene el galgo y tenemos dos ejemplos muy esclarecedores. La familia Oramas liquidó el primer tranvía de la isla de Tenerife porque sus empresas habían comprado las primeras guaguas de Tenerife y sabían que éstas solo se iban a consolidar funcionando en el área metropolitana en régimen de monopolio. Esta empresa fue el embrión de lo que es hoy TITSA, la empresa insular de transporte público tan despreciada y mal gestionada primero por ATI y ahora por CC. Alberto Rodríguez, el de las rastas de Podemos, contaba hace poco como su abuela era costurera para la familia Oramas como cuando esta gente iban a recoger los trajes que la señora cosía les tiraban el dinero por el suelo entre burlas y desprecio.

Esta es la verdadera Ana Oramas y no la que al día siguiente de la intervención en el Congreso de los Diputados tras insultar a la gente que vive en las 3000 Viviendas convocó a los medios para pedir disculpas por sus palabras. Unas palabras que si se ve la intervención se nota como no se le pasa por la cabeza ni un solo instante, a pesar de los abucheos de muchos diputados, que éstas no daban a lugar porque el desprecio de la gente humilde se llama clasismo y en su caso resulta hasta aporafobia pues ella, en 40 años de dedicación a lo público, se ha mostrado como una completa inepta y en su ADN está impreso un sentimiento que hace que se sienta superior y que le ha hecho vivir siempre más allá del bien, del mal y hasta de lo legal. En este sentido, el mejor que ha expresado la nausea que esta señora produce entre la gente humilde y honrada, la gente de la clase social en la que me reconozco, ha sido Juan Carlos Monedero en su programa En La Frontera cuando, remedando la gran Labordeta, le dice que lo mejor que puede hacer esta mujer es irse a la mierda. Y que no vuelva nunca, habría que añadir. 

08 septiembre 2018

Un siglo menos en Canarias



Soy uno de esos casi cuatro millones y medio de ciudadanos de la Unión Europea que este verano de 2018 acudió al llamamiento de la Comisión Europea para manifestar su opinión, contraria por supuesto, al doble cambio de hora que se produce sin sentido ni lógica alguna dos veces al año desde hace décadas. En mi caso puedo decir que vivo esto de toda la vida pues no sé qué significa que la hora no se cambie todos los finales de invierno y verano y que nos adaptemos paulatinamente a la evolución de la luz solar y a la natural diferenciación de los días y las noches. Lo hice en inglés porque se recomendaba este idioma como más seguro para tener en cuenta la opinión y sacar conclusiones. Sinceramente, no me creo que ni la UE ni la Comisión se hayan creído nada de la democracia participativa ni de tener en cuenta lo que opina la ciudadanía en determinados asuntos sino que, seguramente, alguien tenía tomada la decisión de detener este despropósito horario, por razones que nunca sabremos, y se ha apuntado a la moda del like y lo social para que determinadas cosas parezcan más coherentes. Me da igual cómo haya sido el tema pero no puedo negar que el último viernes de agosto me alegró mucho la propuesta de la Comisión de que se detuviera el absurdo cambio de hora al que nos enfrentamos y que significa una hipocresía porque no se produce un ahorro cierto de energía en un planeta abocado al despilfarro absoluto y sin remedio. Tampoco estoy para defender furibundamente unos estudios inciertos que acusan a este cambio de hora de miles de males sobre la salud, de más accidentes de tráfico o de alterar la vida de los niños y los viejos porque cada vez me creo menos cosas. Lo que si sé es que a mi, particularmente, esa hora de más o menos todos los meses de marzo y octubre me sientan muy mal, tardo casi un mes en recuperarme y ya he manifestado en algún lado que el cambio es una expresión del sistema productivo capitalista que gusta recordarnos que puede controlar nuestros cuerpos porque así lo hace con nuestras mentes. El caso es que, como ya digo, me alegré mucho de la noticia que creo que es una de las mejores que he he vivido en mi vida, algo que estoy seguro de no exagerar.
Días después el gobierno de Sánchez soltaba uno de sus globos sondas para atrapar progres proponiendo abrir un debate para unificar la hora de la Península con la de Canarias, de tal manera que solo contásemos con un huso horario en España, cosa que parece lógica viendo la corta extensión de nuestro territorio y sabiendo que en los más de 4 mil kilómetros de Estados Unidos solo existen cuatro husos en su superficie continental. Sin embargo, este tema considero que me sobrepasa y tampoco me apetece un debate sobre éste pues, para mi, ya es un éxito muy grande que el infame cambio de hora al que me he tenido que enfrentar dos veces al año durante toda mi vida pase para siempre a la historia. Estoy dispuesto a aceptar que ese debate no toca ahora o que, mejor, le puede corresponder a otra generación.
Hace tan solo unos días escuchaba primero con sorpresa, después con carcajadas y finalmente con asco y vergüenza ajena que Coalición Canaria se unía a este debate metiendo la diferencia horaria como un aspecto identitario del Archipiélago Canario y al hecho diferenciador innegociable que, teniendo en cuenta cualquier hora que tuviese la metrópolis peninsular en Canarias debería de haber, siempre, una menos porque esto era parte de nuestra idiosincracia y una promoción gratuita impagable para una tierra abocada al turismo como la nuestra. Estos eran los argumentos de determinados popes de esta formación, que ha gobernado caciquilmente nuestras islas durante 25 años a pesar de ser la tercera fuerza actualmente en votos, y la del Presidente Fernando Clavijo que ya no sabe donde meterse para que no se lo lleve la grúa que están a punto de imputarle y con la que siendo alcalde de La Laguna hizo que su patrimonio personal aumentara exponencialmente.
No cabe duda: para ATI CC ser menos es una cuestión identitaria, que impregna carácter nacional y un hecho diferencial. Canarias es la región que menos invierte en sanidad, en educación, en justicia, que tiene menos gente trabajando porque tiene más parados, que menos políticas sociales tiene entre sus prestaciones, donde la igualdad y la dependencia representan menos porque aquí los ricos son más ricos, la que menos transparencia democrática tiene, la que menos aprecio a la cultura siente y la que más se vanagloria de su tierra a pesar de que son las administraciones canarias y CC las que más daño ambiental han hecho a nuestro territorio porque son las que menos lo han respetado en el actual periodo de democracia ceremonial.
En Canarias siempre hemos estado gobernados primero por una aristocracia y luego por una burguesía improductivas, depredadoras del territorio, que ha ganado muchísimo gracias a matar de hambre a la mayor parte de su población y a que una parte importante de canarios y canarias hayan tenido que emigrar tradicionalmente y a engañar a los de fuera, se llamen peninsulares, godos o el sistema de subvenciones de la Unión Europea, adoptando siempre una posición de criollos superiores que gobiernan, de manera bananera, a una población indígena de categoría inferior, que somos los millones de canarios que hemos vivido aquí desde la conquista del archipiélago, a base de dar pena por ser ultraperiféricos, atrasados o tener una hora menos. Coalición Canaria representa a este tipo de burguesía a la perfección y en sus cinco lustros de existencia este es el verdadero hecho diferencial que representa a esta formación y con el que se ha producido una riqueza improductiva y miles de sinecuras. Si CC pudiera elegir el horario de Canarias, sin duda los canarios no tendríamos que soportar solo una hora de atraso respecto a nuestro entorno sino que a los ciudadanos nos habrían situado un siglo por detrás de nuestra posición en el globo terráqueo y de nuestros referentes culturales porque así ellos serían inmensamente ricos, poderosos sin límites y no se tendrían que enfrentar a ese simulacro de democracia que llaman elecciones y que los merma de tener el poder absoluto que desean a pesar que todas las fuerzas políticas, ahí tenemos a esos traidores de las franquicias de Sí se puede, metidos completamente en el aro y coqueteando con CC cuando no llamando a su puerta, cuando pillan poder acaban sirviendo a éste.

09 marzo 2018

Sobre Antonio Morales en Agüimes



Mi relación con Agüimes, municipio del sureste de Gran Canaria, bien pudiera resumirse en tres tiempos. El primero fue hace algo más de una década, cuando aún existían los movimiento sociales en la isla de Tenerife y parecía que íbamos a cambiar las cosas. Esta localidad se ponía constantemente como un gran referente de democracia participativa en Canarias. Cuando Fernando Sabaté Bell era de Sí Se Puede y caminaba con la gente del pueblo afectada por el anillo insular de carreteras, ahora se ha quitado la máscara y vota junto a CC a favor de esta infraestructura, éste andaba que no cagaba con las bondades del modelo Antonio Morales en su municipio y su ambición pasaba por querer exportar éste al resto de las islas. Idas y venidas entre Agüimes y Tenerife de técnicos de Roque Aguayro y de la formación chicharera se sucedieron para nada porque hoy sabemos que los dirigentes de No Se Pudo acabaron quedándose con la franquicia de Podemos en la isla y ya les basta con los echaderos que han pillado, también con los que están por trincar, y los analfabetos que se jactaba Sabaté de asesorar se han quedado en meros proveedores de votos cada cuatro años. Durante una segunda fase tuve la gran suerte de vivir entre 2016 y 2017 unos buenos meses en el municipio de Agüimes y ver con mis propios ojos si todo aquello que me habían contado se había materializado de una u otra manera. Recientemente, y esto es la tercera de las fases, leo como en el diario La Provincia se acusa a Antonio Morales, eterno alcalde de Agüimes durante 28 años y ahora Presidente del Cabildo de Gran Canaria, de haber tenido una gestión irregular en 2013, según datos de la Audiencia de Cuentas, en su municipio antes de haber optado a la presidencia de la isla por, nada menos, que Nueva Canarias.

Mi experiencia en la convivencia en Agüimes fue enormemente positiva, nunca había vivido en un sitio tan bien administrado ni creo que vaya a vivir en un sitio así jamás. Lo que más me llamó la atención es que allí las manifestaciones culturales están completamente integradas en la vida del municipio y para nada representan la típica propaganda política basada en el despilfarro económico en la que todas las administraciones les gusta meter la cultura. Folclore, música popular, etnografía, fotografía, pintura, escultura en un pueblo lleno de estatuas desde la costa hasta la montaña, literatura y el teatro con un increíble festival internacional todos los meses de noviembre son las propuestas que el pueblo goza todo el año sin interrupciones y sin clasismo. Hay numerosas infraestructuras como muesos, salas de exposiciones, un magnífico teatro y una biblioteca pública y casa de la cultura con actividades continuas. Los servicios como el agua o la recogida de residuos, que sigue el modelo Ecoembes adoptado por la isla, están mancomunados con Santa Lucía e Ingenio y marchan perfectamente. Los servicios sociales están bien engrasados y funcionan de manera plena atendiendo las necesidades sociales de un pueblo con mucha gente venida a menos por la crisis de 2008. A destacar de éstos el área de la mujer o que los con los centros educativos del municipio la atención es inmediata. Desde el ayuntamiento se ha potenciado siempre la democracia participativa y muchas decisiones se ponen de acuerdo con los vecinos que, muy pocos, participan de manera activa, como pasa en muchos lugares donde esta posibilidad existe, salvo en temas de fiestas como los carnavales, la bajada del gofio o del agua y las navidades donde el pueblo se vuelca. Exceptuando el Polígono de Arinaga que funciona un poco de espaldas al pueblo, el principal empleador directo e indirecto del municipio es el propio ayuntamiento lo que ocasiona algún tipo de distorsión. Habiendo vivido mucho tiempo en un lugar como La Laguna, donde la corrupción municipal es aterradora, uno acaba detectando cuando hay empresas que solo se las entiende si existe un ayuntamiento favorable y como un determinado grupo de ciudadanos que se benefician de ello pero, en esto estoy bastante seguro, si hay fraccionamiento de contratos, que seguro que lo hay para evitar los concursos públicos, están más relacionados con potenciar la economía local que con la de facilitar la corrupción.

El primer día en el pueblo aprendes algo que es básico para entender lo que allí sucede: que en Agüimes se conoce todo el mundo. De toda la gente que hablé, que fue mucha, nadie lo hizo mal de Antonio Morales a pesar de haber pasado por la aberrante cifra de llevar más de 30 años viviendo de lo público, cosa que debería estar prohibido por ley y que éticamente es reprochable sobre todo para un dirigente de izquierda, ni nadie hablaba de un enriquecimiento ilícito de este político. Pasaba todos los días por delante del local de Roque Aguayro y a veces lo veía aparcar su coche allí, un coche que conducía él mismo y que era un modelo corriente sin atisbo de ostentación. Por eso mi reacción ha sido la que ha sido después de leer la información de La Provincia: de mucho escepticismo y bastante incredulidad sin tener ni el deseo ni la necesidad de poner la mano en el fuego por nadie, como ya hice en su momento por muchos trepas de los movimientos sociales que se han buscado su poltrona gracias a los impuestos que yo pago, porque entre otras cosas Morales se sabe defender el solo y tiene más dinero que yo para eso. En todo caso lo que le critico es que toda su vida laboral la haya pasado viviendo del sector público como cargo electo, nadie es imprescindible y una formación progresista debe tener gente siempre preparada para evitar este tipo de cosas, o que haya dicho que va a demandar a La Provincia judicialmente y no ha sido capaz, hasta el momento que escribo esto, de plantar cara a las acusaciones con un arma que pocos se atreven a usar: la de la transparencia. Es norma en todos los partidos de políticos profesionales, y el suyo no es menos como no lo es ninguno de la izquierda que se llama alternativa, que desde la oposición se exija a los partidos que gobiernan enseñar sus cuentas pero que cuando son éstos los que gobiernan sean incapaces de mostrar las suyas. Todavía estamos esperando las de Podemos en Canarias o de Sí Se Puede en Tenerife pero eso no va a pasar: ambos partidos tienen cosas que ocultar y ahora la sustancia que mantiene unidas esta formaciones no es la crítica a lo establecido sino los votos que reciben cada cuatro años y que son su fuente de financiación.

Más que defender a Antonio Morales que, como digo, ya lo hace bastante bien él porque no me voy a mojar por nadie cuya profesión sea la política profesional, lo que quiero es dejar en evidencia las críticas a su gestión. Gestión que debe tener alguna sombra pero que brilla con luz propia porque, sin duda, los habitantes de Gran Canaria tienen mucha suerte de tenerlo como presidente del Cabildo Insular a pesar de gobernar con esas escisión de CC de la burguesía local llamada Nueva Canarias. Escuchar al PP pidiendo la dimisión de Morales, dicen que las revelaciones de la Audiencia de Cuentas lo desautorizan para su cargo, ha sido el mayor acto de cinismo que se ha escuchado en las islas desde hace mucho tiempo. Recordemos que lo hace el PP, el mismo partido del ministro Soria que ha frenado las energías alternativas mientras tenía sociedades secretas en Panamá, de la Caja B de Bárcenas, de M. Rajoy, de la Gürtel, de la Valencia de los trajes de Camps, de Ignacio González blanqueando personalmente dinero en Sudamérica, de la sede reformada con dinero negro, de los martillazos a discos duros, de Jaume Matas contratando con Urdangarín, la de los miembros que reciben viajes a Eurodisney y esconden Jaguars en el garaje, la del cacique Fabra de Castellón, la de Aznar metiéndonos en las guerras de Bush con los pies en la mesa y la de incontables cargos electos imputados que han avivado el conflicto catalán para que nos olvidemos que la Bankia hundida por Rodrigo Rato ha recibido casi 30 mil millones de euros para sanearse de nuestros impuestos que nunca volveremos a ver. Y todo gracias a unas filtraciones interesadas de un informe de la Audiencia de Cuentas, una institución que de lo más que ha servido es para que en su seno vayan a parar las viejas glorias de los tres partidos que han tenido poder en Canarias, CC, PSOE y PP, para que disfruten de un sueldo y chófer sin hacer nada y para que, curiosamente, dejen prescribir centenares de expedientes que, da la casualidad, podrían poner contra las cuerdas a estos partidos porque nunca, en todos los años de historia de esta institución, ha iniciado una investigación por corrupción en unas islas donde esta es algo completamente estructural y que comienza con la cabeza más alta de la autonomía como es Fernando Clavijo y sus grúas de La Laguna.



05 noviembre 2017

Noche en blanco, día en guarro


En el ayuntamiento de La Laguna CC y PSOE se han vuelto prácticos y tienen claro que la mejor manera de hacerse propaganda es utilizar el dinero de todos para ello en esa terrible exaltación al ruido y a las aglomeraciones que han llamado La Noche en Blanco. El objetivo es meter decenas de miles de personas, 120 mil hablaban en rededs desde la organización, en un entorno urbano Patrimonio de la Humanidad que no tiene ni la capacidad ni los servicios mínimos para ello. A tal grado de cinismo se ha llegado con esta noche en blanco que hasta la oposición, aquellos que llegaron hablando de cambio y que se han apoltronado sin complejo ninguno, Unidos se Puede no sólo no se desmarcan del tema sino que desde sus redes sociales se miran su ombligo y se hacen la debida propaganda porque no son menos.

Una manera de meter más gente en una zona que no lo soporta es organizar un macrobotellón en El Cuadrilátero de La Laguna, una lugar que anda de capa caída pues el ocio se ha ido hacia el centro histórico y se ha convertido en un parque para que adolescentes y menores celebren sus botellones, a veces hasta custodiados por la policía como quien vigila un zoológico. En las siguientes imágenes se puede ver el éxito de este gran botellón municipal por los restos que quedaron de la batalla nocturna. Unos restos, por cierto, que hasta casi el medio día del domingo permanecían sin recoger sin duda porque el servicio de recogida de basuras estaba saturado para alegría de la factura que la empresa que lo gestiona nos va a pasar al contribuyente.


La gente joven se merece un respeto y no que sean usados desde el pacto CC y PSOE que mantiene al alcalde de La Laguna como arma para colocarse las medallas de meter más gente en un casco histórico y presumir de hacer más ruido que nadie en el planeta. Mientras, usted y yo seguiremos pagando nuestros impuestos para que estos se financien y en 2019 le vuelvan a pedir el voto. Son jóvenes, muchos no votan porque no pueden o porque pasan, y está claro que la mejor manera de controlar a la juventud es tenerla narcotizada y propiciarles una zona apta para hacer sus botellones. Esta es la cara no tan bonita que el ayuntamiento de La Laguna no le interesa difundir pero es la realidad que tenemos que enfrentarnos los días siguientes mientras nuestros gobernantes duermen la resaca de su éxito.



15 octubre 2017

Los macrobotellones en Mesa Mota

La foto es de Brígida Reyes y ha sido tomada de su cuenta de Facebook. 
Ha vuelto a suceder, no será la última vez ni ha sido la primera: el parque recreativo de Mesa Mota ha amanecido lleno de basura en un nivel muy alto fruto de un macrobotellón organizado por un grupo de estudiantes, esta vez de la Facultad de Derecho, que programaron su fiesta particular allí sin respetar el entorno ni seguramente a otras personas que habrán tenido que irse a pasar la tarde de sábado a otro sitio porque hasta iba un DJ. ¿Qué ha pasado esta vez? Que el tema se han difundido primero en La Opinión y luego a salto de móvil en las redes sociales, esas redes en las que cada vez creo menos porque sacan lo peor de nosotros y que se han vuelto un repositorio de odio. Por ejemplo, casi nadie, empezando por mi, sabía que la Facultad de Biología organizó también una fiesta en el mismo sitio pero que las personas que asistieron a ésta se esforzaron en dejar el lugar tal y como lo habían encontrado. Desgraciadamente, lo bueno en este mundo no es noticia.
Mejor vamos un poco a la enjundia del caso. Este domingo 15 de octubre a una hora muy temprana siete personas fueron a pasar la mañana allí, esto me ha servido para volver a saber de Brígida Reyes que tenía olvidada, y se encontraron el sitio como hemos visto en las fotos. Seguramente muchos de nosotros al hallar un lugar así hubiéramos tomado alguna foto por curiosidad y nos hubiéramos largado a otra parte a pasar el rato pero esta gente fue más allá de todo esto: estas siete personas limpiaron la basura que otros dejaron sin pensar en sus consecuencias, como acto de compromiso con el medio ambiente, y a las nueve y media, cuando todo estaba recogido, apareció el operario de la empresa del ayuntamiento que visitaba la zona de oficio. Horas más tarde, muchas horas pues ya habíamos almorzado todos, el ayuntamiento de La Laguna se sumaba una victoria por este acto de civismo ciudadano y difundía en su Facebook fotos del lugar impecable como si ellos hubieran hecho la limpieza y no este grupo de ciudadanos que, en ningún momento, quería presumir de ser más cívicos que nadie. En el PSOE de La Laguna, compuesto por auténticos mediocres, cualquier tema es susceptible a ser manipulado para su favor y así lo debe haber considerado la teniente alcalde, Mónica Martín. En un mundo en el que a nadie le importa una mierda lo que pasa con la mierda que generamos lo que han hecho estos ciudadanos es un acto sin duda a reivindicar. Creo que bien vale la pena plantear una cuestión muy complicada de resolver: ¿qué ha pasado en nuestra sociedad para que cada vez las generaciones más recientes lleguen más tarde a la madurez, no sepan asumir las consecuencias de sus actos y los que se supone que somos más adultos nos acabemos infantilizando por querer ser como ellos? No tengo respuesta pero sí que creo que ahí hay mucho para pensar.
El caso es que lo que me ha llevado a escribir estas líneas ha sido el hecho que me gustaría que se abriera un debate sobre el tema de qué consecuencias deben tener las personas que directamente han sido responsables de esta tremenda marranada. Quizá este ejemplo sirva para que se entienda lo que me gustaría expresar. Si usted y Amancio Ortega van por la misma autopista a 120 por hora cuando él limite es 80, usted con un utilitario y él con un Mercedes Clase A exclusivo, si los pillan a ambos le va a caer una sanción de, digamos, 500 euros. ¿Es justa esa multa a cada individuo considerado por separado? ¿A quién le duele más, a usted o al dueño de Inditex? Sin duda, a usted que como ciudadano paga más impuestos proporcionalmente que él y es más vulnerable socialmente. Puede ser que esos 500 supongan unos meses de estrecheces mientras que Amancio ni se va a enterar porque la multa la gestionarán sus abogados. Para que una sanción económica sea justa debe doler proporcionalmente según la capacidad de renta de cada no y por eso la sanción al magnate debería de ser de 50 millones para que así se lo piensen tanto usted como él a la hora de conducir a lo loco.
A mi eso de pagar me parece un tema muy burgués: tengo el dinero, lo pago pero ya procuraré que la próxima vez no me pillen. En algunas filosofías del derecho se habla de que la pena debe de servir para la rehabilitación del individuo. Una vez dije eso en un foro y me llamaron fascista citándome el Vigilar y Castigar de Foucault como si no conociera a este autor porque pocas cosas hay más atrevidas que reflejar la ignorancia propia en otros. No hablo de oprimir al ciudadano con el castigo, hablo de que es necesario que las personas comprendan la importancia de ser buen ciudadano, como los siete que limpiaron Mesa Mota, que todo lo que hacemos tiene consecuencias y que la mejor manera para la convivencia que al fin y al cabo todas y todos tenemos que sufrir es que ésta esté basada en el civismo. Quizá la mejor pena para los conductores temerarios sea que tengan que acudir a una unidad de rehabilitación de personas que han tenido accidentes de tráfico y están con movilidad reducida o, mejor aún, de personas que han llegado a esa situación porque un irresponsable iba conduciendo borracho chocando contra ellos y se han visto en esta situación sin tener culpa.

Dentro de unos días todos nos habremos olvidado de esto y lo más probable es que los que dejaron este parque público así no les pase nada. Yo me quedo con el ejemplo que han dado estos siete ciudadanos esperando que cunda. En caliente, a todos se nos hincha el pico y por eso he querido escribir esta reflexión ahora que todavía se está hablando del tema. Ojalá se pille a los responsables de este macrobotellón y que su pena sea que acaben recogiendo los desperdicios que aparecen por las mañanas de los viernes, fines de semana y días festivos en La Lagunas por los botellones nocturnos antes que una multa que van a pagar los padres de éstos. Aprovecho aquí para recordar una cosa que en el ayuntamiento deben saber pero que no trasciende porque nadie se ha quejado: en El Cuadrilátero las noches de fiesta menores organizan botellones, le sirven copas en algunos bares de la zona, se trapichea de todo y a veces la fiesta acaba en peleas. A lo mejor al ayuntamiento no le interesa acabar con esto pero sí que estaría bien que los gorrinos de Mesa Mota se pasaran unas buenas mañanas para ver cómo acaba la plaza Víctor Zurita y que recogieran los desperdicios de otros.

16 septiembre 2017

El Régimen de 1978 censura la información sobre el 1-O

En la España del Régimen de 1978 que fluya la información sobre el Referéndum del 1-O en Catalunya se ha convertido en un auténtico derecho de la ciudadanía para conocer una realidad muy importante que defienden millones de personas. En los 40 años de la Constitución de 1978, un texto que acordó mantener el status quo del franquismo pasando página a la dura represión fascista y poniendo en el trono nuevamente a la familia de los Borbones, el reto soberanista catalán ha sido el único ataque que ha recibido este régimen corrupto que ha hecho del latrocinio y del desprecio a los ciudadanos su forma de ser. Que yo, particularmente, no sea nacionalista de ningún tipo no es óbice para que me parezca que la gente pueda pensar lo que le dé la gana y defender las ideas desde la no violencia y de una manera tranquila. Contra el pensamiento único que pretende los beneficiados por este régimen es necesario que se puedan defender y contemplar todos los puntos de vista de una manera serena.

La casta política representada por el PP, el PSOE y la franquicia ultraderechista de Ciudadanos ha puesto en marcha la maquinaria judicial que, en un grado muy alto, está bajo su control para evitar que, en 2017, fluya la información y vivamos una situación de censura que resulta ridícula. Está claro que el Régimen de 1978 está asustado y no van a escatimar en medios para que los ciudadanos vivamos de espaldas a esta realidad. Cada vez somo más los que pensamos que es de esperar que el reto soberanista catalán derribe este régimen para que los ciudadanos, de sus cenizas, podamos hacer una sociedad mejor y más justa.


Captura de la web oficial de referendum.cat censurada por jueces y partidos políticos del Régimen de 1978

La web oficial del referéndum ha sido cerrada y los do s mirrors que la Generalitat tenía fuera de España están bloqueados por las compañías de telefonía que, no olvidemos, algunas como Telefónica participan en el IBEX35 y son puertas giratorias para con trabajos bien remunerados para antiguos políticos del PP y PSOE o la familia real. Esto está ocurriendo en una España que se dice democrática y no en es Venezuela ogro creada por el PP, PSOE, Ciudadanos y el Grupo Prisa entre otros medios para atemorizar a la ciudadanía y hacer de cortina de humo de los problemas que nos interesan realmente.

Para acceder a la web del Referéndum Catalán se pueden realizar las siguientes acciones. Se puede usar el sistema Tor Proyect ejecutándolo de la manera más adecuada dependiendo de sin nuestro sistema operativo es Windows, Mac o Linux. En regímenes como los de Corea del Norte, Irán, la propia Venezuela o ahora España son un medio conocido hace tiempo para burlar en rastreo de las IP’s y sus bloqueos por partes de gobiernos totalitarios

También se puede usar un método más simple, funciona mejor desde tabletas y móviles, que es usando una serie de Proxys. La Generalitat ha difundido tres: hide.me/es/proxy, proxysiete.com y hidester.com/proxy. Una vez allí se debe de teclear uno de los mirrors creados por la Generalitat: ref1oct.eu.


Página oficial del Referéndum del 1-O alojada en un mirror y visualizada a través de Tor Proyect


Los hechos que estamos viviendo, de censura y represión político judicial, a una forma de pensar es uno de los hechos más graves que se pueden estar dando en las supuestas democracias occidentales en la actualidad y está sucediendo delante de nuestras narices. La opinión pública contra el referéndum es la opinión publicada de los beneficiarios del Régimen de 1978. Particularmente me gustaría que mi destino común en los años que me quedan de vida fuera cerca de los ciudadanos catalanes que es una cultura que admiro mucho desde hace tempo pero también entiendo que haya una parte importante de estos ciudadanos que no quieran saber nada del nacionalismo español que es el más rancio, grosero y sin perspectiva de futuro de toda la historia de los proceso nacionalistas comenzados en el siglo XVIII. La defensa de sus derechos a pensar distinto es la defensa de nuestra forma de pensar futura ante una casta que no dudará en saquear nuestros impuestos y someternos a una forma de vivir repugnante y decimonónica.